Opinión. Rosario no es Medellín, ni la Argentina es Colombia