Rosario: procesan a narcos y policías

Un juez acusó a la banda de Los Monos de integrar, junto con varios policías de Santa Fe, una asociación ilícita que desde hace meses desató una guerra por el territorio y provocó numerosos muertos; dos jefes todavía están prófugos
Germán de los Santos
(0)
20 de febrero de 2014  

ROSARIO.- La banda de Los Monos, integrada por la familia Cantero en complicidad con una red policías de Santa Fe, quedó procesada por asociación ilícita , una figura jurídica que la justicia provincial encontró para poder investigar a este peligroso grupo narcocriminal.

Ahora, una copia del expediente, que tiene más de 70 cuerpos en un año y medio de investigación, fue remitida al fuero federal, donde los procesados no tienen antecedentes ni causas abiertas por narcotráfico.

El procesamiento que dictó ayer el juez de Instrucción Juan Carlos Vienna alcanza a 35 integrantes de esta banda, entre los que se encuentran miembros de la familia Cantero, representantes de futbolistas, empresarios y diez policías en actividad.

Los líderes del grupo, Ariel Cantero y Ramón Machuca, permanecen prófugos desde hace casi un año.

Esta banda tenía una red de búnkeresque dominaban el mercado del narcotráfico en un amplio sector del sur de Rosario, en barrios emblemáticos como Las Flores y La Tablada, y también pretendían avanzar hacia otras zonas, como la localidad de Villa Gobernador Gálvez, que se transformó en uno de los escenarios más sangrientos por las disputas territoriales en busca de una hegemonía en la venta de droga.

El núcleo duro de la banda lo conformaban Ariel Cantero (padre), que está prófugo; Claudio Cantero, que fue asesinado; Ariel Máximo Cantero, detenido, y Ramón Machuca, con pedido de captura.

En los confines del sur de Rosario aparecieron competidores, que hasta en algún momento habían pertenecido a la banda y luego decidieron abrirse. Uno de ellos es Luis Bassi, alias "Pollo", que está preso desde septiembre pasado, cuando decidió entregarse en el juzgado de Vienna. Dos hermanos de Bassi, Leonardo y Maximiliano, fueron asesinados el 31 de diciembre y el 12 de febrero pasados, en medio de la guerra narco.

La investigación que acorraló a la banda de Los Monos se originó a partir del asesinato de Martín Paz, conocido por su apodo de "Fantasma", ocurrido en septiembre de 2012.

Paz, de 29 años, fue acribillado en pleno macrocentro de Rosario cuando paró con su auto, un BMW Z4, que había retirado hacía tres días de una concesionaria.

A Paz lo mataron dos sicarios contratados por los Cantero, que lo acusaban de haber usado 3.000.000 de pesos que eran de la banda para generar un negocio paralelo en el universo del narcotráfico.

Paz había comprado 80 kilos de pasta base en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, para luego procesar la droga en Rosario. Pero el cargamento fue incautado en Salvador Mazza por personal de la Gendarmería Nacional.

La causa tuvo un vuelco muy importante en mayo pasado, cuando fue asesinado el líder de la banda de Los Monos, "Pájaro" Cantero. A partir de este crimen se desató un raid de venganzas que terminó con cuatro personas muertas en menos de una semana.

Esta causa se centró en los crímenes y en el manejo de la organización que hacía este grupo ligado al narcotráfico. Aunque sea una paradoja, ninguno de los procesados tenía causas en la justicia federal.

Entre los procesados por asociación ilícita está Ariel Máximo Cantero, alias "Guille". Su padre, Ariel Cantero, fue quien tomó el control del grupo en 2003, luego de que desapareciera en el río Paraná Juan Carlos Fernández, de 44 años, conocido como "Mono Grande". También fue procesada por el mismo cargo Patricia Celestina Contreras, esposa de Ariel Cantero y madre de Claudio y Ramón Machuca. En la nómina de procesados, que suman 35, también aparece Francisco Lapiana, representante del jugador de San Lorenzo Ángel Correa. Se sospecha que un porcentaje del pase del delante azulgrana estaba en poder de Los Monos.

Una parte importante del fallo trata sobre los policías involucrados con el grupo narcocriminal. Fueron procesados ocho uniformados de la policía de Santa Fe, entre ellos Juan Maciel, quien directamente formaba parte de la banda. Este cabo se desempeñaba en la Secretaría de Delitos Complejos y pasaba información a los líderes de la banda sobre los movimientos de la policía. Otro uniformado que fue procesado es Guillermo Cardini, quien prestaba servicio en la Brigada de Automotores. Allí también trabajaba otro de los incriminados, el subcomisario Germán Herrera.

Rechazo de abogados

"Rechazamos enfáticamente la propuesta del secretario de Seguridad (Sergio Berni) de legalizar la droga, incluso su fabricación y tráfico. Consideramos grave que las fuerzas policiales no están en condiciones de contrarrestar la acción de los traficantes", expresó ayer en un comunicado la Sociedad de Abogados Penalistas de Buenos Aires.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.