Rosario: vinculan a narcos y barras con los ataques a balazos contra edificios

Un perito policial observa los impactos de bala en las puertas del Concejo Municipal rosarino
Un perito policial observa los impactos de bala en las puertas del Concejo Municipal rosarino Crédito: Marcelo Manera
Dos hombres que circulaban en una motocicleta dispararon 18 veces contra la fachada del Concejo Municipal rosarino; los sospechosos se habrían dirigido al barrio La Tablada
Germán de los Santos
(0)
20 de diciembre de 2018  

ROSARIO.- Las balas ya habían impactado en los dos edificios de los tribunales y en la fiscalía. Ayer 18 tiros se incrustaron en la puerta del Concejo Municipal de Rosario, donde a unos metros quedó un cartel con un mensaje similar al dejado en otros ataques: "Con la mafia no se jode, la próxima vamos por sus casas".

Desde el 29 de mayo pasado se concretaron 18 atentados. Todos los blancos tienen una particularidad: fueron contra edificios de la Justicia, domicilios de jueces, investigadores y un abogado, que tuvieron relación con la investigación y el juicio contra la banda de Los Monos , los principales sospechosos de estar detrás de estos ataques. El avance en las investigaciones, con 13 detenidos, no logró detener los ataques.

La pregunta que dominó las conversaciones entre los concejales apuntó a descifrar hasta dónde puede llegar este tipo de mensajes mafiosos. Los límites ya desaparecieron en otros ámbitos, sobre todo en los barrios atravesados por el narcomenudeo , donde los ataques a balazos son parte de un lenguaje que impuso una violencia que sostiene el negocio de la distribución de drogas ilegales. Se produjeron más de 600 balaceras contra frentes de casas este año. El concejal Roberto Sukerman había planteado en una sesión de repudio al ataque a los jueces "que el poder político no estaba exento de este tipo de atentados".

Los disparos contra el Concejo Municipal no parecen a simple vista ligados directamente con esta trama. Y sobre ese punto hay distintos criterios e hipótesis, más allá de los repudios y la conmoción que generó el ataque a balazos contra un edificio legislativo, situación que agrupó a todo el arco político.

En el gobierno de Santa Fe y en los despachos judiciales coinciden en que el atentado es una respuesta a la búsqueda de desfinanciar los negocios "legales" de la banda narcocriminal. Las fuentes recuerdan que el 6 de diciembre pasado se votó una ordenanza que eleva el valor de las multas contra los remises truchos. Los Monos manejan los remises ilegales que están apostados en la puerta del casino City Center, de Rosario .

En el gobierno señalan que van a ir a la caza de esos remises, aunque aún no incautaron esos vehículos. La intendenta de Rosario, Mónica Fein, fue al lugar baleado y en un breve diálogo con los periodistas dijo que su administración tiene el compromiso de "defender las instituciones" y advirtió que no tiene "miedo" de que atenten también contra la intendencia.

Los que mantienen en el gobierno esa hipótesis se apoyan en que un día después de la clausura del boliche Club Fire, que manejaba la banda, se produjeron los dos atentados a balazos contra el Centro de Justicia Penal y la sede histórica de los tribunales. Allí apareció otra vez un cartel que decía: "Con la mafia no se jode". Fue la respuesta de la banda narco.

Del lado de la oposición local, en Cambiemos, advierten que se busca minimizar un hecho que tiene "una gravedad institucional muy fuerte". "Buscar el móvil del ataque en una simple ordenanza es desviar el foco de lo que significa este atentado", señalaron.

La otra duda es por qué si los ataques se produjeron durante la madrugada recién a media mañana se hizo público el atentado. "Rosario sufrió más de 500 balaceras durante 2018. Jueces, fiscales, testigos, tribunales, y ahora, el Concejo Municipal. Solo una muestra de lo que ocurre todos los días en los barrios de la ciudad", afirmó el concejal Roy López Molina.

Principales pistas

Más allá de las controversias por el móvil de los 18 balazos, lo que está encaminado en la investigación es que detrás del ataque estuvo la banda de Los Monos y barras relacionados con ese grupo. Por las filmaciones de la zona se logró identificar que fueron dos hombres en moto los que dispararon. Y que lo hicieron en dos etapas. Primero dejaron el cartel con la inscripción: "Con la mafia no se jode, la próxima vamos por sus casas". Hicieron unos metros en contramano por la calle 1° de Mayo y volvieron. Dispararon y se escaparon. Se detectó que los dos hombres en moto se trasladaron hasta un sector del barrio La Tablada, donde viven personas que estarían ligadas a Los Monos.

Hasta ahora Ariel Cantero, alias Guille, quien está preso en la cárcel de Ezeiza, fue imputado en octubre pasado como el autor intelectual de siete ataques a balazos, y hay 13 personas que están con prisión preventiva tras ser imputadas por 13 atentados. Estos ataques, según la investigación judicial, se idearon desde la cárcel de Piñero. Primero por el líder de Los Monos y tras el traslado de este habría tomado la posta Marcelo Delgado, alias Teletubi.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.