Sanciones menores a las que habían pedido el fiscal y la querella, para la mujer que asesinó a su ex

Requerían perpetua para la exmujer de la víctima y para su presunto amante
(0)
14 de mayo de 2019  

El 19 de diciembre de 2010, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 de Lomas de Zamora condenó a los cinco imputados por el secuestro y posterior asesinato del abogado penalista Cristian Vázquez, cometido en 2007 en la localidad bonaerense de Monte Grande, Esteban Echeverría.

Además de sentenciar a María Alejandra Duhau, la exmujer de la víctima, los jueces consideraron al policía bonaerense Maximiliano Yazalde coautor de los delitos de privación ilegal de la libertad agravada seguida de muerte, en concurso real con robo calificado por el empleo de arma de fuego. Los peritajes balísticos demostraron que fue el autor material del homicidio. Recibió la pena de prisión perpetua.

Los otros dos efectivos, Juan Alberto Álvarez y Alejandro Szibler, recibieron 10 años de prisión como partícipes primarios de privación ilegal de la libertad agravada de Vázquez.

Los tres policías, que fueron exonerados luego de conocido el hecho y su eventual participación en el crimen, prestaban servicio en la comisaría de Canning. Incluso, usaron un móvil de esa seccional (en el que solían patrullar Álvarez y Szibler) para interceptar al abogado.

Marcelo Mansilla, amante de Duhau, recibió una pena de 18 años de cárcel, la misma que su presunta amante, como coautor del delito de privación ilegal de la libertad agravada.

Salvo en el caso de Yazalde, las penas fueron menores a las solicitadas oportunamente en sus alegatos por el fiscal del juicio, Jorge Michelini, y el representante de la querella de Vázquez, el abogado José Vera.

Michelini había pedido la pena de prisión perpetua para Yazalde, Duhau y Mansilla, y 15 años de cárcel para los policías Álvarez y Szibler, mientras que el abogado Vera había solicitado reclusión perpetua para los cinco imputados.

En abril de 2014, la Sala I de la Cámara de Casación Penal Bonaerense absolvió a Álvarez y Szibler por considerar que no existieron pruebas suficientes para vincularlos con el crimen.

Hasta la detención de Duhau, la semana pasada, los únicos detenidos por este sonado crimen eran Yazalde y Mansilla.

"Aprovechándose de las debilidades del sistema judicial argentino y de las distintas etapas recursivas, la mujer logró evadir el cumplimiento efectivo de la pena casi diez años", se queja Vera.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.