Seguirá preso el policía que confundió a su hermano con un ladrón y lo mató

La esquina donde se produjo el drama
La esquina donde se produjo el drama Crédito: Google Maps
(0)
13 de septiembre de 2020  • 21:23

El efectivo de la Policía de la Ciudad que el viernes mató de un balazo a su hermano de 20 años en Morón, cuando aparentemente lo confundió con un asaltante, seguirá formalmente detenido. La autopsia a la víctima confirmó que el proyectil le produjo lesiones pulmonares y estomacales fatales a la víctima.

El oficial mayor Pablo Facundo Cisneros, de 28 años, que se desempeñaba en la Superintendencia de Investigaciones de la fuerza de seguridad porteña, fue puesto en disponibilidad hasta que la Justicia resuelva su situación procesal.

Fuentes judiciales informaron a la agencia de noticias Télam que en las últimas horas el juez de Garantías de Morón Ricardo Fraga hizo lugar a la solicitud de la fiscal Adriana Suárez Corripio para convertir la aprehensión de Cisneros en su detención formal, acusado del delito de "homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con lesiones culposas".

La autopsia confirmó que Ricardo Bulacios, de 20 años, recibió un tiro en el costado izquierdo del tórax; el proyectil le produjo lesiones letales en los pulmones y en el estómago que le causaron la muerte en el acto, detallaron los voceros.

El hecho ocurrió el viernes a las 20.30, en el cruce de Hipólito Yrigoyen y Belgrano, en Morón, cuando Cisneros esperaba en su Peugeot 206 la habilitación de la luz verde del semáforo para, precisamente, seguir la marcha e ir a buscar a su hermano por la zona del cementerio local y llevarlo a su casa, donde iban a festejar su cumpleaños junto a su familia.

En ese momento, un joven le abrió la puerta trasera y le tocó el bolsillo. En respuesta, el oficial efectuó tres disparos con su arma reglamentaria, uno de los cuales impactó en la víctima, que cayó al suelo.

Reaccionó así porque, aparentemente, creyó que quien le había abierto intempestivamente la puerta del auto y era un delincuente que intentaba robarle. Solo con la tragedia consumada advirtió que, en realidad, la víctima era su propio hermano, que había salido poco antes de su trabajo, en Merlo.

Las fuentes de la investigación consultadas por la agencia Télam dijeron que otro joven que estaba sentado en el asiento del acompañante de un Fiat Cronos relató a la policía que había visto el momento en que el muchacho cruzó la senda peatonal y abrió la puerta del Peugeot. En esas circunstancias, dijo, escuchó una detonación y vio el estallido de la ventanilla izquierda del vehículo en el que el testigo circulaba; pensó que le habían arrojado una piedra. Pero fue una bala. En consecuencia, el conductor del Fiat sufrió una herida leve en el pómulo, producto de una esquirla.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.