Simulaban ser clientes antes de dar los golpes