Temen que el joven que arrolló y mató a un niño haya salido del país