Tiros en una confitería: un subcomisario mató a un ladrón

El delincuente abatido y un cómplice intentaron robar en una confitería
El delincuente abatido y un cómplice intentaron robar en una confitería Crédito: Google Street
(0)
19 de octubre de 2019  • 01:04

Un ladrón murió y otro resultó herido luego de entrar a robar en una confitería del barrio porteño de Almagro, donde se tirotearon con un subcomisario de la Policía Federal Argentina (PFA) que estaba allí como cliente, según informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió ayer, a las 10.50, en un local de la cadena Bonafide situado en Pringles al 400, a pocos metros del Hospital Italiano. Entre los diez clientes intimidados por los ladrones se encontraba un subcomisario de la División Gestión de Servicios Adicionales de la Superintendencia de Transporte de la PFA que tomaba un café con su esposa. El oficial se identificó y se enfrentó con los delincuentes.

Maximiliano, dueño de la confitería, contó a la prensa que, de acuerdo con lo observado en los videos de cámaras de seguridad, en ese momento "habría 10 o 12 clientes" y los ladrones "entraron tranquilos" y primero fueron "a la caja" a pedir la recaudación.

"Empezaron a quitarle las pertenencias a todos los que estaban en el local, computadoras, dinero y demás", dijo el comerciante, quien agregó que entre los clientes "en un rincón" había "un subcomisario de civil" que actuó "muy bien", ya que "mantuvo la calma" y cuando los delincuentes se retiraban "vio la oportunidad y dio la voz de alto". Según las fuentes, luego de identificarse, el policía persiguió a los ladrones e intercambió una serie de disparos, tras lo cual uno de los asaltantes cayó muerto en la esquina de Pringles y Potosí, mientras que el otro resultó herido en las piernas, tras lo cual fue trasladado detenido al Hospital Durand. Un tercer cómplice que esperaba en el Peugeot avanzó unos metros con el auto, pero continuó su fuga a pie, sin que por ahora fuese localizado.

El dueño de la confitería comentó que en una de las vidrieras de su local quedaron tres impactos de bala que "fueron de adentro hacia afuera".

El auto abandonado por los asaltantes tenía las patentes cambiadas, ya que tenía pedido de secuestro porque había sido robado en el partido de Avellaneda el 8 de agosto pasado. Además, fuentes policiales confirmaron que en poder de uno de los delincuentes fue secuestrado un revólver.

La vocera de la Policía de la Ciudad, Celeste Cano, aseguró esta tarde que el subcomisario que disparó contra los ladrones prestaba declaración en la comisaría 5A y que se le decomisó su arma reglamentaria para someterla a pericias. Consultada sobre si los delincuentes dispararon contra el efectivo, aseguró que "se está investigando" y que entre otras medidas que figuran en el expediente se solicitaron las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad del local asaltado, de otros cercanos y del gobierno de la ciudad.

Además, indicó que la unidad criminalística móvil de la Policía de la Ciudad trabajó sobre el Peugeot utilizado por los ladrones, donde se hallaron mochilas, teléfonos celulares y otros elementos robados a los clientes y a los empleados del bar.

La causa quedó en manos de la jueza Silvia Ramond, del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 37.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.