Preocupación. Tres personas por día sufrieron en Buenos Aires algún tipo de tortura