Triple crimen: buscan a un joven de 17 años por la brutal masacre

Melchor Romero: La Policía Científica trabajó ayer en la casa que fue escenario del triple crimen; las huellas apuntan a un adolescente como responsable de la matanza de sus familiares
Melchor Romero: La Policía Científica trabajó ayer en la casa que fue escenario del triple crimen; las huellas apuntan a un adolescente como responsable de la matanza de sus familiares Fuente: Télam
Sospechan que el adolescente apuñaló a su madre, a su padrastro y a su sobrina, de 5 años
(0)
3 de enero de 2020  

Antes de huir, el acusado de la masacre de Melchor Romero cerró todas sus cuentas en las redes sociales. La policía revisaba terminales de colectivos, buscaba en cámaras de seguridad de la zona y en estaciones de trenes cualquier imagen que permitiera establecer qué dirección tomó el sospechoso luego de matar a su madre, a su padrastro y descuartizar a su sobrina, de cinco años.

Según fuentes policiales, los tres cuerpos fueron hallados anteanoche, en la vivienda situada en la calle 523 al 6900, entre 164 y 165. Al llegar de una plaza cercana, la madre de la niña llamó al número de emergencias 911.

Cuando los policías preguntaron a los familiares de la pareja si además de las tres víctimas, vivía alguien más en la casa, los testigos dijeron que faltaba el hijo de la mujer.

Se trata de un adolescente, de 17 años, cuyo padre falleció cuando tenía siete años. Esa muerte provocó una situación traumática en el joven. Al convertirse en adolescente puso al descubierto que había heredado de su padre la habilidad para trabajar el metal y fabricar cuchillos.

Este detalle fundó las sospechas de los investigadores sobre la presunta responsabilidad del menor en el triple crimen. Todas las víctimas tenían múltiples puñaladas.

Luego del triple homicidio, el adolescente con quien su madre se mostraba en fotos que publicaba en la red social Facebook, no regresó a la casa en la que vivía y que, anteanoche, se había convertido en la escena de una masacre.

Al ingresar en la casa, los policías encontraron adentro de una bolsa de consorcio el cuerpo de una niña, de cinco años, nieta de la dueña de casa, quien presentaba un corte en el cuello y la amputación de ambas piernas a la altura de la rodilla.

El cadáver del hombre, que sido identificado por la policía como Raúl Félix Bravo, de 54 años, fue encontrado en el piso de la cocina y cubierto con un mantel, con signos de haber sido arrastrado. El cuerpo tenía heridas cortantes en el cuello, abdomen y en los brazos. Estas últimas lesiones fueron provocadas cuando la víctima luchaba por su vida e intentaba defenderse.

La tercera víctima, que habría sido identificada como Graciela Holsbak, de 60 años, fue hallada en su dormitorio con heridas cortantes en el cuello, la cabeza y también con cortes compatibles con signos de defensa. Los forenses que llegaron al lugar para revisar los cuerpos estimaron que los asesinatos se cometieron unas 18 horas antes del hallazgo, durante la madrugada de Año Nuevo.

El sospechoso, de 17 años, hijo de un matrimonio anterior de Graciela desapareció aproximadamente las 5 de anteayer y era buscado por la policía como el único sospechos del triple homicidio.

"Nunca vi nada igual. Las víctimas tenían cortes por todos lados y la niña fue descuartizada", expresó, conmovido, el fiscal que investiga la masacre, Marcelo Martini.

"Vas a pagar por lo que hiciste, familia de m... que se robó a mi papá. Dios te va a hacer pagar el dolor que causaste a mi familia", escribió Jésica, hija de Raúl, una de las víctimas del triple homicidio, que responsabilizó al chico de 17 años, por el asesinato de su padre.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.