Tropas federales se desplegaron en zonas restringidas

Nueve manifestantes fueron arrestados en una protesta contra el presidente chino
Gabriel Di Nicola
Leonardo Scannone
(0)
30 de noviembre de 2018  

Avenida Alvear y Libertad, Retiro. Son las 14.30. Ya no llueve. El gendarme revisa la credencial y pide, además, un DNI o un pasaporte para corroborar que los datos de quien porta los documentos sean coincidentes. Es la única forma de franquear las vallas de control.

El estricto operativo de seguridad para la Cumbre del G-20 está en marcha. Unos 22.000 uniformados de las cuatro fuerzas federales y de la Policía de la Ciudad son los encargados de prevenir y controlar que todo salga según lo previsto.

Unidades antitumultos de la Policía Federal Argentina fueron desplegadas en las inmediaciones de las embajadas de los países participantes de la cumbre. Equipos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) se encargan de los controles antiexplosivos en el Teatro Colón, el CCK y Costa Salguero, sede del evento ecuménico. La zona que va desde la avenida Alvear y Libertad, en Retiro, hasta Eduardo Haedo, en Recoleta, es custodiada por la Gendarmería.

Es el perímetro de seguridad del Alvear Palace Hotel, donde hoy, a las 9, habrá una reunión informal de los líderes de los Brics, el grupo que reúne a las principales economías emergentes: Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica.

Personal de la Gendarmería también estuvo apostado en la Avenida del Libertador, donde el grupo de elite Alacrán y sus Spartan, vehículos de origen canadiense, servían como apoyo táctico.

Cinco camionetas de la Guardia de Infantería de la Federal estaban ayer estacionadas frente al Museo Nacional de Arte Decorativo, en la Avenida del Libertador al 1900, a menos de cien metros de las sedes diplomáticas de España e Italia y de la residencia del embajador saudita, donde pernocta el príncipe Mohammed ben Salman . El Ministerio de Seguridad de la Nación confirmó que ese visitante eligió a último momento su lugar de hospedaje y por eso se dispuso allí un operativo especial.

En la avenida Cerrito, desde Arroyo hasta Santa Fe, había un importante despliegue de la Policía Federal: motos, camionetas y un carro hidrante de Infantería.

Desde las primeras horas de la mañana de ayer había un importante despliegue de esa fuerza en el Sheraton Hotel de Retiro, donde se aloja el presidente de China, Xi Jinping, que aterrizó anoche, diez minutos antes de las 20.

A la tarde, delante de las vallas de seguridad ubicadas frente al Sheraton, un grupo de personas comenzó a repartir volantes para "pedir que se termine la persecución en China de una escuela budista". Nueve de los manifestantes fueron detenidos por personal de la Policía de la Ciudad.

"No podemos expresarnos. Venimos a hacer una protesta pacífica", dijo uno de los manifestantes al canal de noticias TN cuando era llevado por los uniformados. Una mujer que participó de la protesta afirmó: "A nuestros compañeros en China los matan. Los tienen en campos de concentración".

Fuentes policiales explicaron a LA NACION que se decidió la intervención porque los manifestantes "habrían intentado traspasar las vallas de seguridad".

A pocos metros de donde ocurrieron los incidentes junto a las vallas de seguridad del hotel había una concentración de ciudadanos chinos que habían ido a darle la bienvenida a la comitiva oficial.

Las calles de Puerto Madero, en tanto, permanecían tranquilas. Algunos vecinos salían a correr y otros aprovechaban la calma para almorzar en los restaurantes. En los alrededores del Hotel Hilton, situado en Macacha Güemes 351, es donde más uniformados iban y venían. El hotel se encontraba completamente vallado. A las personas que querían ingresar se les requería identificación. Había allí un importante despliegue de personal de la Prefectura Naval.

Bastante más allá del despliegue en la zona del centro porteño, grupos de gendarmes bloquearon el ingreso principal a la Ciudad Universitaria, frente al centro internacional de prensa montado en Parque Norte. Además, grupos de gendarmes tomaron posiciones en el puente que une ese complejo con River y los alrededores del estadio Monumental.

En las inmediaciones del Planetario Galileo Galilei también había un importante despliegue de la Federal con un carro hidrante de la Guardia de Infantería, ocho motos y varias camionetas.

Neutralizaron tres "artefactos sospechosos"

La Brigada Antiexplosivos de la Policía de la Ciudad tuvo, ayer a la mañana, trabajo a destajo. Encontraron tres "objetos sospechosos": en Marcelo T. de Alvear y 9 de Julio, un capacitor de motor de heladera; en una estación céntrica del subte E, una valija vacía, y en un baño del Hospital de Pediatría Juan Garrahan, un dispositivo falso que se veía como un pack de cartuchos de dinamita con un temporizador.

Este último fue calificado de "artefacto intimidatorio". Estaba armado con tres tubos de PVC unidos con cinta aisladora negra, dos cables espiralados de tipo telefónico (uno blanco y uno negro) y un manómetro de medición de presión. Su hallazgo, en un baño de la planta baja, obligó a desalojar la administración del hospital, situado en Parque Patricios.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.