Tumbaron una puerta y amenazaron con un arma a un chico de diez años