Rosario. Un búnker narco con una puerta blindada