Un cartonero halló bolsas con restos humanos