Un colectivero fue herido con una navaja tras un asalto en pleno recorrido

José Miranda, luego del asalto
José Miranda, luego del asalto Fuente: Archivo
Ariel Festa
(0)
26 de febrero de 2020  • 16:45

Era las 6 de la mañana y José Miranda cumplía con el recorrido habitual al mando de una de las unidades de la línea de colectivos "La Perlita" de Moreno. En una parada, a la altura del barrio San Carlos, en la localidad de Francisco Álvarez, vio a dos personas que esperaban. "Seguro van a laburar", pensó. Pero esos que creía trabajadores que, muy temprano, iban a ganarse el mango, eran, en realidad, asaltantes. Lo amenazaron y hasta le gatillaron dos veces. Pero el chofer se resistió y uno de ellos le tajeó el brazo con una navaja. A pesar de todo, se sobrepuso y, cerrándole la puerta contra el cuerpo, logró inmovilizar a uno de los ladrones, al que entregó, al volante del ómnibus, en la comisaría local.

Según contaron fuentes de la investigación y compañeros de la víctima, luego de subir al colectivo los dos sospechosos permanecieron sentados durante varios minutos, como si efectivamente fuesen simples pasajeros. Pero un par de cuadras antes de llegar al fondo de Francisco Álvarez uno de ellos, revólver en mano, sorprendió a Miranda al grito de "¡dame todo o te mato!, ¡dame el celular y la billetera!".

El delincuente le puso el caño del arma en la cara; Miranda lo desafió: "Tirá si te la bancás". Y gatilló... pero no hubo tiro. El chofer clavó los frenos con el objetivo de desestabilizar a los delincuentes. Uno de ellos se estampó contra el parabrisas del colectivo, y cuando quiso levantarse, José le dio una trompada que arrojó al asaltante hacia la escalera de ascenso a la unidad.

Miranda comenzó a golpearlo y parecía tener dominada la situación. Pero faltaba el cómplice, que se levantó y, con una navaja, le cortó el antebrazo a José. Ese método de agresión es el mismo que utilizaron los delincuentes que el 17 de enero pasado hirieron gravemente a otro chofer de La Perlita. A pesar de la herida sangrante, José intentó atrapar al delincuente que lo había atacado, que logró escapar por una de las ventanillas del colectivo.

En tanto, el ladrón que le había gatillado seguía tieso, caído sobre los escalones del micro. Cuando quiso levantarse Miranda lo inmovilizó con la puerta. Inmediatamente alteró el recorrido y fue a la comisaría de Francisco Álvarez, a unas 20 cuadras del lugar del ataque. Allí la policía aprehendió al delincuente, que es menor de edad. Y también fue revisado el revólver con el que le gatilló al colectivero: no tenía balas.

José Miranda trabaja hace más de 20 años en La Perlita, y afirma que está "harto" de este tipo de hechos. Desde la empresa confirmaron que los choferes no cortarán el servicio a modo de protesta, pero sí reclaman más medidas de seguridad para sus empleados y para los pasajeros.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.