Un obispo y un rabino, actores de la mediación