Desbaratan una banda narco liderada por un preso

La droga secuestrada
La droga secuestrada
Gabriel Di Nicola
(0)
19 de febrero de 2019  • 16:44

La derivación de una investigación sobre un homicidio de un adicto a las drogas ocurrido en marzo del año pasado en Pilar derivó en una causa judicial que avanzó hasta dejar desbaratada una organización narcocriminal que comandaba y organizaba un recluso de la cárcel de Junín.

Fuentes judiciales y del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) informaron a LA NACIÓN que, en las últimas horas, la investigación a cargo de la fiscal del fuero penal juvenil de Pilar Paula Romeo derivó en el secuestro de 13 kilos de marihuana y la detención de seis sospechosos (tres mujeres y tres hombres).

Esas fuentes identificaron al presunto líder de la banda como Ever Coronel Leiva, de 32 años, paraguayo, que está alojado en Unidad Penitenciaria 49 del SPB, en Junín.

"La investigación continúa para determinar si Leiva hacía ingresar, por medio de visitas, la droga que comercializaba su organización", explicó una fuente judicial.

La fiscal Romeo tuvo la colaboración de detectives de la Gendarmería, personal de Asuntos Internos del Ministerio de Justicia bonaerense y funcionarios del SPB, según agregaron las fuentes consultados.

El homicidio que dio origen a la investigación ocurrió el 27 de marzo pasado en el barrio Los Grillos, de Pilar. La víctima fue un adicto que había ido a comprar droga. La causa por el asesinato, a cargo del fiscal Raúl Casal, ya fue elevada a juicio con dos acusados; el debate estará a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N°5 de San Isidro.

La investigación continuó para dar con los responsables de la venta de droga. Como entre los sospechosos había un adolescente de 15 años se le dio intervención a la fiscal Romeo.

"A partir del teléfono celular secuestrado al adolescente de 15 años se pudo intervenir una serie de líneas telefónicas", agregaron las fuentes consultadas.

El primer problema surgió cuando las personas cuyas líneas estaban intervenidas comenzaron a hablar en guaraní. El inconveniente fue solucionado con la tarea hecha por un gendarme que pudo traducir las conversaciones más importantes para la causa.

Fue así que llegaron hasta Leiva y sus cómplices, que serían integrantes de su círculo íntimo.

"En esas comunicaciones, Leiva le daba a su mujer indicaciones de cómo y dónde comprar y vender. Utilizaba un teléfono celular que tenía en la cárcel", dijo una fuente del caso.

Desde el SPB explicaron: "Se sabía que el sospechoso tenía un celular, pero se lo dejaron para poder escuchar lo que decía e identificar a la banda".

Anoche, agentes del SPB, en presencia del juez de Garantías de San Isidro Walter Saettone, la fiscal Romeo y funcionarios de Asuntos Internos del Ministerio de Justicia bonaerense, allanaron la celda N°1 del Pabellón 6 de la cárcel de Junín, donde se secuestraron cinco teléfonos celulares y un chip.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.