Un profesor de kickboxing, preso por una violación

La víctima tiene 16 años y el ataque habría ocurrido en un gimnasio
Darío Palavecino
(0)
9 de diciembre de 2016  

MAR DEL PLATA.- La actividad en el gimnasio de la zona del Puerto, aún en día feriado, era normal: hombres y mujeres que queman calorías en cintas de caminar y bicicletas, otros que buscan ejercitar y fortalecer músculos entre pesas y mancuernas y alumnos que toman clases de salsa. En medio de un similar escenario, un par de días antes y sin que nadie percibiera nada extraño, una chica de 16 años fue violada por su instructor de kickboxing, de 31 años, que ahora está detenido.

Los forenses confirmaron que los peritajes iniciales permitieron constatar en la víctima lesiones en la zona genital compatibles con la agresión que dijo haber sufrido. El fiscal a cargo del caso, Alejandro Pellegrinelli, solicitó y obtuvo la captura del acusado. Lo encontraron en su lugar de trabajo, donde habría cometido el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el que ahora está imputado.

La madre de la adolescente fue la primera en escuchar la versión fresca y cruda de los hechos, relatada por la víctima apenas pudo llegar a su casa, a pocas cuadras del gimnasio de 12 de Octubre al 3400, eventual escenario de la situación denunciada.

Juntas expusieron lo sucedido ante autoridades de la Comisaría de la Mujer, desde donde se ordenaron las correspondientes medidas de atención profesional y de prueba con participación de médicos, el equipo de psicología y forenses que tomaron muestras que serán fundamentales a la hora de determinar responsabilidades sobre el autor de la violación.

Según se pudo conocer, el instructor de kickboxing habría solicitado a la chica que se quedara un momento más después de clase porque necesitaba hablar con ella. La excusa habría sido un trabajo puntual que le quería proponer o sobre el cual pretendía consultarle.

Para la supuesta charla la llevó hacia el fondo del área de prácticas deportivas, donde están los baños de este gimnasio cuyas instalaciones están en su totalidad en un primer piso. Allí, según surge de la denuncia, sometió ya la chica y luego le exigió que se retirara sin hacer mención de lo sucedido.

El acusado está detenido, alojado en la Unidad Penal 15 de Batán por solicitud del fiscal y por orden del juez Saúl Errandonea. En las próximas horas será citado para la declaración indagatoria. A la par se avanza en la causa con la incorporación de distintos testimonios que permitirían corroborar la versión de los hechos que dio la adolescente.

Se espera, además, que se completen los correspondientes análisis y estudios genéticos solicitados en el contexto de la investigación judicial. Se ordenará el cotejo para corroborar si hay compatibilidad entre las muestras tomadas a la víctima con otras de referencia -sangre, cabello- que se le extraerán al acusado. En la fiscalía consideran que pueden ser "determinantes" para resolver el caso.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.