Una mujer se hacía pasar por un adolescente de 16 años para abusar sexualmente de nenas

Gemma Watts se declaró culpable de delitos de abuso sexual y se enfrenta una posible reclusión perpetua
Gemma Watts se declaró culpable de delitos de abuso sexual y se enfrenta una posible reclusión perpetua Crédito: Reuters
(0)
10 de enero de 2020  • 18:18

Un insólito caso policial conmociona a Gran Bretaña. Una joven de 21 años, identificada como Gemma Watts, se hacía pasar por un adolescente de 16 años para abusar sexualmente de nenas. Las autoridades aún desconocen la cantidad de menores que fueron engañadas, aunque consideran que el número exacto estaría entre 20 y 50. La joven se encuentra detenida y se enfrenta a una pena de reclusión perpetua.

Gemma Watts se vestía con ropa holgada, usaba gorra y se recogía el cabello. De esa forma, intentaba disimular sus rasgos femeninos. El disfraz resultaba convincente, ya que ni las menores ni sus padres (a los que llegó a tratar en algunas ocasiones) se percataron del engaño.

Watts utilizaba las redes sociales para ponerse en contacto con sus víctimas, en una práctica conocida como grooming, en la cual un adulto obtiene la confianza de un menor a través de Internet para abusar sexualmente de él.

La joven, que usaba redes sociales con el nombre ficticio de Jake Waton, conversaba con las menores durante semanas, hasta que en un momento proponía un encuentro personal y viajaba en tren a visitar a sus víctimas.

Según publica El País, la agente Phillippa Kenwrigth, responsable de la investigación, afirmó: "Para algunas de estas chicas se trataba de su primera relación. Todas ellas eran jóvenes, bastante inocentes y fueron engañadas por completo".

En sus redes se llamaba Jake Waton
En sus redes se llamaba Jake Waton Fuente: Reuters

"Este tipo de casos son increíblemente raros. Destaca los peligros de las redes sociales y lo fácil que es para los perpetradores establecer perfiles y acercarse a los jóvenes, hombres o mujeres y luego agredirlos", concluyó la detective.

"Le ha cambiado la vida a todas las víctimas involucradas. Ellas creían que estaban en una relación con un adolescente hombre y luego descubrieron que se trataba de una mujer adulta", señaló el detective de la Policía Metropolitana, Constable Phillipa Kenwright.

Investigación

El engaño de Gemma Watts fue descubierto por etapas. En marzo de 2018, una niña de 14 años comentó a su médico de cabecera que había mantenido relaciones sexuales con su novio de 16 años, lo que motivó que los servicios de asistencia social de Hampshire y la policía local comenzaron a seguir su rastro. Cuando la localizaron, Watts negó rotundamente la acusación. Sin embargo, cuatro meses después, fue arrestada cuando salieron a la luz dos nuevas víctimas de 15 años.

La joven salió en libertad bajo fianza y lejos de abandonar su actividad, continuó engañando a menores hasta que fue descubierta huyendo en tren con una de ellas, a la cual había convencido para que la acompañe a Londres. Tras este episodio, un juez dictó una orden de seguimiento para permitir a la policía controlar sus actividades. Esto permitió recolectar las pruebas que derivaron en una nueva detención. Watts se declaró culpable de tres delitos de abuso sexual y uno de agresión con penetración. De todas formas, los investigadores confían que la difusión del caso permitirá que otras menores se presenten a denunciar.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.