Una toma de rehenes despertó miedo e indignación en Haedo,Síntesis

Un matrimonio mayor pasó cinco horas a merced de un asaltante; los vecinos exigen más seguridad
Cecilia Millones
(0)
9 de abril de 2012  

"Haedo es tierra de nadie. ¡Nos están matando de a uno!", dijo enfurecido a LA NACION Horacio Alecci, vecino de 50 años de esta localidad del partido de Morón, a la espera del desenlace de una toma de rehenes que mantuvo en vilo al barrio en la mañana de Pascuas. "Hace 15 días robaron en dos casas; el jueves, otra salidera; el sábado, en la panadería. ¡Estamos cansados de tanta inseguridad!"

Al reclamo de Horacio, se sumó ayer el de numerosos vecinos que aguardaban, consternados, el desenlace de un intento de asalto y posterior toma de rehenes a un matrimonio de jubilados por parte de un delincuente que finalmente se entregó a la policía, al cabo de cinco horas de máxima tensión.

Según reconstruyeron fuentes policiales y vecinos, el hecho comenzó a las 8.30, cuando Cayetano Calio, un bioquímico jubilado, de 85 años, fue sorprendido por un ladrón en la puerta de su casa, en Congreso 819. Alertada por los vecinos, la policía llegó rápidamente al lugar; entonces, el delincuente, tras un breve intercambio de disparos con los uniformados, ingresó en la vivienda y tomó de rehenes a Cayetano y a su esposa, Dora, de 84 años.

Tras establecer un cerco perimetral de 200 metros, comenzaron las negociaciones, a cargo del grupo Halcón. Recién pasadas las 13.30, el delincuente se entregó y se dio por finalizado el operativo. Minutos después, el jefe de la policía bonaerense, Hugo Matzkin, confirmó la "detención de un solo sujeto que exigía salir con las garantías necesarias para poder entregarse". Señaló que el matrimonio se encontraba en "perfecto estado de salud" y que fue trasladado al hospital local para posteriores controles.

Según informaron voceros policiales a la agencia de noticias Télam, dentro de la casa se encontró la pistola utilizada por el asaltante, recientemente salido de prisión. En cuanto a la existencia de un segundo delincuente, Matzkin señaló: "En principio, no está esa información", aunque la investigación no está cerrada.

Un barrio intranquilo

"Es un matrimonio espectacular, son muy buena gente. La noche anterior habían regresado tarde y decidieron dejar el auto afuera. Don Cayetano salió porque le habían tocado el timbre y le dijeron que había dejado abierto el baúl del auto", dijo Juan Carlos, un vecino de 56 años, antes de agregar que el barrio se puso "muy pesado" en los últimos meses.

Otros vecinos manifestaron igual preocupación y bronca por la inseguridad en el barrio. "Hace un mes, estaba sacando el auto cuando me hicieron el cuento de «yo trabajo con tu hija»", señaló Néstor Ongarato, jubilado bancario, de 65 años. "Eran tres hombres y una mujer en un coche. Agarraron a mi señora de la cara, de tal forma que no llegaba con los pies a tocar el suelo. La piña que me dieron no me la olvido más", agregó, mientras explicó que, a esos asaltantes terminó por entregarles los 2500 pesos que iba a usar en un viaje a la costa atlántica.

"El sábado a la tarde, dos tipos entraron en la panadería de Fassola y Lavallol y le apuntaron en la cabeza a mi hija", agregó, por su parte, Claudia Nieto, una cocinera de 53 años que sostenía, al igual que varios vecinos, un cartel que decía, imploraba: "Basta de inseguridad".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.