Usaban dos tachos de basura para sacar armas bajo custodia judicial

Habían arrojado municiones y chalecos antibalas en los contenedores secuestrados frente a tribunales; investigan si los usaban como “postas”, donde otros retiraban las armas
Gustavo Carabajal
(0)
18 de diciembre de 2016  

La justicia de San Isidro mandó a secuestrar los dos grandes tachos de basura situados en la esquina de los tribunales, donde fueron encontradas dos armas de fuego que debían estar bajo custodia judicial. Varios testigos dijeron que era habitual que se arrojaran, en ambos contenedores, objetos vinculados con expedientes penales.

A partir del secuestro de los contenedores, además de evitar que se sigan arrojando efectos que deben estar bajo custodia judicial, el representante del Ministerio Público a cargo de la investigación intenta establecer si eso tachos eran utilizados como una posta donde alguien dejaba armas, chalecos antibalas y municiones y había otras personas que los retiraban.

Según declararon varios testigos a los investigadores, a pesar del escándalo provocado por el hallazgo de las dos armas en los contenedores de basura instalados en la esquina de Ituzaingó y Acassuso, en los días siguientes vieron que los cartoneros que revisaban los tachos encontraron otros efectos que debían estar guardados en el depósito de efectos del subsuelo de los Tribunales.

Los testigos afirmaron que en los tachos fueron hallados, entre otras cosas, chalecos antibalas y bolsas con municiones.

A partir de estas declaraciones, la Justicia comenzó a investigar si alguien con acceso a los tribunales y a los recursos policiales sustraía armas y otros efectos, los vendían o alquilaban a bandas delictivas y acordaban que la entrega se haría “al paso” en el contenedor, en una modalidad también conocida como “take away”.

Hasta el momento, en la investigación encarada por el fiscal Matías López Vidal, no se pudo determinar quién fue el responsable de sacar las armas afectadas a expedientes penales del depósito del subsuelo del edificio de Ituzaingó 340 y arrojarlas en los dos contenedores.

Además de convocar a una serie de testigos, los investigadores ordenaron secuestrar ambos contenedores, que fueron retirados de la calle y trasladado a pocos metros, en la playa de estacionamiento de los funcionarios que trabajan en el edificio.

Debido a que en los tachos de basura siguieron apareciendo efectos cuya disposición debía concretarse mediante la aplicación de un protocolo, los investigadores judiciales emitieron un oficio a todos los juzgados y fiscalías en el que remarcaron que “bajo ningún concepto se podrán arrojar en los contenedores desechos de causas, efectos o elementos que tengan relación con la función jurisdiccional”. El escándalo involucra a un grupo de no más de dos funcionarios judiciales que tienen a su cargo la responsabilidad operativa del edificio y a tres empleados.

Todo comenzó el 5 de diciembre pasado cuando un cartonero que revisaba los contenedores de basura alertó al número de emergencias 911 sobre el hallazgo de dos pistolas, una calibre 9 mm y otra calibre 22. La primera de esas armas cargada con dos proyectiles y lista para ser disparada.

Además, de las pistolas, el cartonero encontró municiones, cartuchos de escopeta calibre 12/70 y 50 chapas patente. Tres de los vehículos a los que correspondían esos números de patentes tenían pedido de secuestro activo y pertenecen a rodados modeles 1989, 1992 y 1994. Todos esos efectos debían estar guardados en el recinto instalado en el subsuelo de los Tribunales. Se trata de una sala enrejada a la que en el edificio de Ituzaingó 340 conocen como “jaula de efectos”.

Hasta el momento ninguno de los investigadores pudo establecer quién fue el responsable de trasladar esos efectos desde el recinto del subsuelo hasta los tachos de basura, instalados a veinte metros.

Tampoco se sabe si ese empleado que depositó los efectos en los contenedores de basura actuó por cuenta propia o por orden de un superior jerárquico.

Sí se sabe que varios testigos vieron en los días siguientes al hallazgo de las dos armas, los cartuchos y las patentes, aparecieron en los contenedores bolsas con municiones y chalecos antibalas como los que utiliza la policía bonaerense.

Esos testigos ya declararon en la fiscalía que investiga el hecho. Debido a que seguían arrojando elementos afectados a causas penales, desde la fiscalía se ordenó secuestrar ambos tachos. Dicha medida se fundó en la posibilidad de que se tratara de una modalidad que tuviera como fin que esas armas fueran a manos de alguna banda delictiva. El hallazgo de las patentes no fue un dato menor. Las chapas robadas constituyen el primer paso para la elaboración de automóviles mellizos, una de las clásicas estafas sobre ruedas.

Delito o violación de protocolo

Si bien existe una resolución de la Suprema Corte de Justicia bonaerense que dispuso la adecuación de los Tribunales para mejorar el servicio de Justicia, esa orden remarcó que la optimización de los recursos deberá concretarse siguiendo las normas vigentes.

Según fuentes judiciales, esos protocolos indican que deben pedirse una serie de formularios y etiquetas a la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ex Renar) para adjuntar cada arma a cada arma a cada formulario y las que no tengan un dueño individualizado o la numeración limada, deben enviarse al ministerio de Seguridad para ser destruidas.

En el caso de los tribunales de San Isidro, nada de lo indica el protocolo se cumplió y las armas y municiones fueron arrojadas a la basura donde alguien se las llevó. Por eso un fiscal investiga si hubo delito o negligencia

Un sumario que todavía no tiene sospechosos

  • A casi dos semanas del hallazgo de dos armas que debían estar bajo custodia judicial en dos contenedores de basura, la Justicia bonaerense no imputó a ninguno de los empleados que tiene bajo su responsabilidad el depósito de efectos que funciona en el subsuelo de los tribunales de San Isidro.
  • Tampoco fueron imputados los dos funcionarios judiciales de alto rango que tienen la responsabilidad operativa del edificio judicial. Ambos contenedores de residuos fueron secuestrados una semana después del hallazgo de las dos pistolas, pero quedaron en un sector de los Tribunales, donde no hay seguridad ni cámaras. Todavía no fueron convocados todos los empleados de comercios de la zona que vieron cuando eran arrojados chalecos antibalas de la policía bonaerense y bolsas con municiones. Ellos advirtieron que se seguían arrojando más efectos días después del descubrimiento.

Contenedores que no sólo tenían residuos

Ya fueron secuestrados y precintados por la Justicia los dos grandes contenedores plásticos (foto), que estaban ubicados en la esquina de Ituzaingó y Acassuso, en donde el 5 de este mes las autoridades descubrieron no sólo residuos, sino también dos armas de puño, una docena de vainas de proyectiles, cartuchos de escopetas calibre 12,70 y medio centenar de patentes de vehículos afectados a causas penales. El secuestro de ambos contenedores se demoró siete días, en los que se arrojaron chalecos antibalas y más municiones.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.