Video. Una ola de delitos preocupa a los vecinos y comerciantes de Recoleta

El momento en el que los delincuentes ingresan a robar al local de sushi
El momento en el que los delincuentes ingresan a robar al local de sushi Fuente: Archivo
Ariel Festa
(0)
4 de agosto de 2020  • 16:53

Los vecinos y comerciantes del barrio porteño de Recoleta ya no saben cómo actuar frente a la ola de robos que los acecha día a día; los delincuentes roban los accesorios de bronce de las puertas y entradas de sus edificios; pero también los asaltan en entradas de departamentos y en locales comerciales.

"Esto es tierra de nadie", contó, indignado, Ramón, empleado del restaurante Squzi, al que días atrás cuatro delincuentes ingresaron a robar luego de romper con palos la vidriera del frente del negocio. "Nos robaron tres televisores, microondas, molinillos de café y dinero, entre otras pertenencias", contó. Agregó que el robo fue durante la madrugada, por lo que en el local no había ningún empleado.

El restaurante, ubicado en Vicente López al 1600, es solo uno de los otros tantos lugares del barrio que, ubicados a muy pocos metros entre sí, también fueron víctima de inseguridad bajo la misma modalidad. "Antes esto no pasaba; ahora es constante", explicó Daiana, que trabaja hace más de dos años como empleada del restaurante.

Asalto en un restaurante de Recoleta

02:31
Video

Ante la creciente queja de los vecinos por el brote de inseguridad, la Policía de la Ciudad reforzó el despliegue en la zona. Fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño dijeron a LA NACION que muchos de los hechos fueron casos de vandalismo realizados por personas en situación de calle. Precisaron que hubo 15 personas detenidas por los últimos siete casos de robos de bronces.

Más allá de esa respuesta, en la zona adyacente a la Plaza Vicente López, muchos tienen algo para contar en cuanto a la inseguridad. Julio, encargado de un edificio de ocho pisos ubicado en Vicente López al 1800 en el que semanas atrás un grupo de ladrones robó las aldabas de bronce de la puerta de calle. "Vinieron con unas trabas y nos sacaron las aldabas de bronce. Al otro día me levanté y no estaban más", contó.

Comerciantes sufrieron robos y hurtos en los alrededores de la plaza Vicente López
Comerciantes sufrieron robos y hurtos en los alrededores de la plaza Vicente López Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

El encargado del edificio contó que los delincuentes circulan constantemente por el barrio, y que una de las cámaras de seguridad del lugar captó el rostro de uno de los ladrones. "Al otro día que robaron los llamadores de la puerta yo estaba en la entrada del edificio contándole a una oficial de policía lo que había sucedido y en ese momento pasó por adelante nuestro el delincuente. La policía me pedía que me quedara tranquilo, pero yo me quería tirar encima del tipo", explicó Julio.

La semana siguiente, Julio se levantó temprano para baldear la vereda y antes de salir vio a través de la cámara de seguridad que una persona estaba intentando quitar la placa de bronce de la puerta del edificio. "Estaba palanqueando la placa para sacarla de la puerta. Salí y le pegué dos patadas, una en el estómago y otra en la ingle. '¡Andá a trabajar!', le grité. Y se fue corriendo", contó.

Más episodios

Los hechos de inseguridad no terminan allí. En la calle Vicente López al 1627 se encuentra la Confitería Norte, dos cuadras previas al edificio de Julio. Les robaron todo el marco de bronce de la entrada.

La madrugada del viernes 24 de julio pasado, dos delincuentes rompieron los vidrios de la entrada de la confitería en un intento de robo. "La puerta de entrada se cierra con una barreta desde adentro. Los ladrones rompieron los vidrios de la puerta, pero no pudieron ingresar. Al no poder hacerlo robaron todo el bronce de afuera", contó Mirta, que trabaja en el local hace más de dos años.

Al lado de la Confitería Norte funcionaba hasta hace unos meses un local de una empresa de turismo. Allí también los delincuentes robaron todo el marco de bronce de la entrada.

Fue reforzada la vigilancia en las cercanías de la Plaza Vicente López, en Recoleta
Fue reforzada la vigilancia en las cercanías de la Plaza Vicente López, en Recoleta Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Mirta cuenta que debido a los hechos de inseguridad los negocios del barrio decidieron modificar su horario de cierre, por lo que ahora la mayoría baja la persiana más temprano. "Nosotros cerramos a las 20. El negocio de enfrente, que ya sufrió varios robos, antes cerraba a la misma hora que nosotros y ahora lo hace a las 19. Somos los únicos que tenemos abierto hasta esa hora", explicó Mirta.

Este no fue el único caso de inseguridad que sufrieron los empleados de la Confitería Norte. Días atrás ingresaron al local dos personas encapuchadas, fumando, y sin barbijo. Pidieron "algo para comer" a los empleados de la confitería. "Les dimos sándwiches y después nos pidieron la plata de la caja", contó Mirta, quien explicó que el mayor de los miedos al que se enfrentan es el estado en el que están los delincuentes que entran a robarles. "Tengo miedo porque, aunque les demos todo, nos pueden matar solo por diversión".

Nueve cuadras más allá, un negocio de comida japonesa fue víctima de un violento asalto el 25 de julio pasado. Cerca de las 23, dos personas ingresaron y preguntaron si podían comprar sushi. El negocio estaba cerrado, y solo el encargado y un cocinero se encontraban dentro del local. La respuesta fue "no". En ese momento, los delincuentes sacaron sendas pistolas; golpearon y amenazaron a los empleados del lugar, al tiempo que les exigían que les entregaran toda la recaudación.

Una ola de delitos preocupa a los vecinos y comerciantes de Recoleta
Una ola de delitos preocupa a los vecinos y comerciantes de Recoleta Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Aunque no se resistieron y les dieron de inmediato la plata que había ingresado por las ventas del día, los delincuentes querían más: con culatazos en la cabeza y trompadas en el abdomen, le pidieron al encargado que los llevara hasta el lugar donde estaba la caja fuerte del negocio, en el subsuelo. Mientras los delincuentes forzaban el cofre fuerte para abrirlo, otro delincuente, haciéndose pasar por un repartidor de comidas, esperaba en la puerta del negocio; hacía de campana con una bicicleta y una mochila de la aplicación de delivery Rappi.

Los delincuentes lograron abrir la caja fuerte y se llevaron la recaudación de varios días de operaciones del negocio. Las cámaras de seguridad del local captaron toda la secuencia del robo y la violencia con la que los delincuentes agredieron a los empleados.

"Siento mucha impotencia. Veo que cada uno siempre tiene que arreglárselas por sus propios medios. Uno está indefenso. No hay recursos. La Justicia y la policía no nos están defendiendo. Estamos indefensos y con alta vulnerabilidad. Uno debe arreglárselas como puede", contó a LA NACION Gabriel, dueño del negocio de sushi.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.