Villa Gesell: ¿Por qué el juez negó la calificación de matar por placer?

En el juzgado de Garantías de Villa Gesell se rechazó calificar al homicidio como un acto de matar por placer y se aceptó agregar la calificación de alevosía
En el juzgado de Garantías de Villa Gesell se rechazó calificar al homicidio como un acto de matar por placer y se aceptó agregar la calificación de alevosía Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
Daniel Gallo
(0)
14 de febrero de 2020  • 18:22

La satisfacción de una patota por patear a una persona indefensa luego de haber sido puesto knock-out por un artero golpe desde atrás quedó claramente visualizada en el abrazo colectivo que segundos después registró una cámara de seguridad del municipio de Villa Gesell. El exhibido disfrute de dar patadas deja pocas dudas sociales, pero esa sensación de goce expuesta por videos y actitudes en el momento de mostrar superioridad -poco después de no poder evitar ser sacados de un boliche por personas más corpulentas- puede alcanzar para definir que el grupo buscaba ganar una pelea, pero no será suficiente para definir que mataron a Fernando Báez Sosa por placer.

El juez de Garantías David Mancinelli analizó el pedido de los abogados de la familia Báez Sosa para agravar la acusación por el goce que habría generado en los acusados el asesinato del adolescente de 19 años. Para el particular damnificado -nombre técnico que recibe en Buenos Aires la parte querellante que impulsa la investigación- varios elementos apuntaban a la aplicación del inciso IV del artículo 80 del Código Procesal, que establece como calificación posible de un homicidio el matar por placer, que deriva en una pena esperable de cadena perpetua.

El hallazgo de la filmación realizada por Lucas Pertossi resultaba la base de la propuesta de los abogados Fernando Burlando y Fabián Améndola para sustentar una acusación con pocos antecedentes locales. Para el particular damnificado, los acusados encontrarían goce con la visualización del ataque y que ese era el único fin de la grabación realizada con el celular de uno de los acusados. Diferente fue la visión del juez Mancinelli, que dictó las prisiones preventivas para los ocho principales acusados.

Máximo Thomsen y Lucas Pertossi fueron filmados en una casa de comidas poco después del asesinato; para el juez, ya sabían que habían matado a Fernando Báez Sosa
Máximo Thomsen y Lucas Pertossi fueron filmados en una casa de comidas poco después del asesinato; para el juez, ya sabían que habían matado a Fernando Báez Sosa Crédito: Captura de pantalla

"Descarto la posibilidad sugerida oor el particular damnificado en cuanto a la agravante prevista por el artículo 80 inciso IV del Código Penal toda vez que no observo abastecido el elemento subjetivo que exige la figura, esto es, la finalidad de satisfacer el deseo de sentir placer, pues, más allá de la forma de exteriorizar sus comportamientos previo al ataque -videos extraídos del celular de Pertossi Lucas- o las expresiones vertidas por estos y oídas por los testigos al momentos de la agresión - 'a ver si volvés a pegar negro de mieda', "quedate tranquilo que me lo voy a llevar de trofeo', entre otras- no resultan suficientes a los fines de configurar el delito, si ello no fue lo que motivó la actuación de los agentes", fue la argumentación del magistrado para rechazar la calificación de un homicidio agravado por el placer de matar.

"En la misma dirección -agregó el juez Mancinelli- he de pronunciarme respecto del agravante por odio racial previsto por la norma precitada, cuestión que si bien no fue solicitada explicitamente por los abogados, apoderados de los particulares damnificados en su presentación, puede inferirse del contenido de la misma como de las expresiones destacadas en el marco de la audiencia celebrada a tenor del artículo 168 bis del CPP. En este sentido, la figura requiere para su configuración que el odio racial hay sido la motivación principal de la muerte, circunstancia que no acontece en autos, por lo que la calificación no será de aplicación."

La imagen de la caída de Fernando Báez Sosa luego de ser golpeado por la espalda; la secuencia fue filmado por Lucas Pertossi
La imagen de la caída de Fernando Báez Sosa luego de ser golpeado por la espalda; la secuencia fue filmado por Lucas Pertossi Fuente: AP

En la presentación que un día ante habían entregado al juez los representantes de la familia Báez Sosa se intentó fundamentar el pedido de agravar la calificación. "El placer de ganar, de matar para ganar. El motivo existió y el placer estaba en matar para ganar" fue el eje del escrito llevado a Villa Gesell por el abogado Fabián Améndola.

Las frases que aparecen citadas por testigos del asesinato ocurrido en la madrugada del 18 de enero pasado fueron el sustento del pedido de agravar el caso por el placer de matar que habrían expuesto los acusados. Especialmente el grito de "quedate tranquilo que me lo voy a llevar de trofeo", escuchado por una de las adolescentes que observó el ataque. "Estas expresiones, son efectuadas en plural, lo que demuestra que son pronunciadas 'por' y 'en nombre' del grupo que previamente había concertado y acordado la acción criminal que llevaba acabo; pero además son reveladoras del goce, el disfrute o el placer de todos quienes convergieron intencionalmente en el desenlace muerte", habían definido los abogados de la familia Báez Sosa.

El momento del arresto en Villa Gesell, apenas cuatro horas después del asesinato de Fernando Báez Sosa
El momento del arresto en Villa Gesell, apenas cuatro horas después del asesinato de Fernando Báez Sosa

Y agregaron: "A esto se le suma como evidencia de convergencia intencional en la agravante 'placer' la videofilmación que uno de los atacantes efectuó con su teléfono celular, lo que da cuenta del propósito de registrar el evento para rememorarlo o compartirlo entre los agresores, y disfrutar una y otra vez el crimen llevado a cabo para reproducir su goce".

Esa propuesta fue rechazada por el magistrado, pero este aceptó un segundo agravante en este caso: la alevosía.

Matar por placer es una calificación con pocos antecedentes en nuestro país. Llegó a un tribunal en 2012, en el caso del llamado "sátiro de las niñeras", un violador serial que llegó acusado por varios ataques y por el homicidio de Sandra Ayala Gamboa, ocurrido en 2007. El fallo de primera instancia descartó la agravante de matar por placer y sucesivas revisiones en cámara y en la Suprema Corte bonaerense descartaron esa calificación. El acusado igual fue condenado a prisión perpetua, pero por la agravante de considerar que se trató un homicidio criminis causa, un asesinato que ocultó otro delito, en ese caso el intento de violación de Ayala Gamboa.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.