A dos semanas de Once, casi otra tragedia

Un micro escolar fue embestido por un tren de carga en un paso a nivel sin barreras en Campana; hubo 11 heridos, entre ellos 8 chicos
Cecilia Millones
(0)
6 de marzo de 2012  

A metros de la estación Otamendi, un tren carguero embistió ayer por la mañana a un colectivo escolar que trasladaba a casi 90 chicos
A metros de la estación Otamendi, un tren carguero embistió ayer por la mañana a un colectivo escolar que trasladaba a casi 90 chicos Crédito: Anibal Grecco

Para Luis Gómez, la jornada de ayer no era como cualquier otra; era su primer día de clase en una escuela nueva. Se despertó, ansioso, a las 5, según contó Alejandra, su mamá, y ya a las 7.30 aguardaba el micro escolar en el barrio de San Jacinto, del partido bonaerense de Campana. Tras despedirse de su hijo, Alejandra se quedó a la espera de la llamada de Karen, estudiante y vecina de 16 años, encargada de avisar por celular que habían llegado bien. Sin embargo, nunca imaginó que media hora más tarde escucharía la angustiada voz de la joven suplicando: "¡Por favor, vengan que nos agarró el tren!".

Por lo menos 11 personas, entre ellas 8 menores de entre 11 y 17 años, resultaron heridas en la mañana de ayer cuando un tren carguero embistió a un micro escolar en un paso a nivel sin barreras, a pocos metros de la estación ferroviaria Ingeniero Otamendi, a la altura del kilómetro 69 de la ruta nacional 9. El accidente fue calificado por los vecinos de Campana como "una nueva pesadilla" a 12 días de la tragedia ferroviaria de Once, que dejó 51 muertos y más de 700 heridos.

"Todos le pedíamos (al chofer) que no pasara, y cuando se le quedó el micro le gritamos que abriera las puertas, pero no lo hizo y se quedó duro", contó Luis junto a su mamá, tras ser atendido en el Hospital Municipal San José de un esguince en una de sus muñecas. "El tren nos barrió y por suerte que venía despacio, si no, nos daba vuelta", agregó.

A su lado se encontraba un grupo de jóvenes que viajaban junto a él y que tras recibir atención en el hospital local relataban lo que vivieron horas antes: cuando decidieron romper los vidrios de la ventana tras la embestida y abrir la puerta a patadas. En medio del caos, muchos de sus compañeros gritaron angustiados por ayuda.

Según indicaron testigos en el lugar, pocos minutos antes de las 8, y tras pasar una formación de TBA proveniente de Zárate y rumbo a Villa Ballester, el chofer intentó cruzar mientras se aproximaba en sentido contrario un tren carguero de la empresa Nuevo Central Argentino (NCA). Luego, el micro se detuvo en medio del cruce, y tras desesperadas maniobras del chofer no logró dar marcha atrás y fueron embestidos por la formación. "Primero escuchamos la bocina a fondo del carguero, y luego vimos a los pibitos saliendo como podían", contó Matías, de 24 años, quien vive al lado de la estación. "Salimos corriendo y vimos a los chicos: estaban muy desesperados y tratamos de contenerlos."

El micro escolar trasladaba a alumnos y personal de la escuela agropecuaria ubicada en un predio perteneciente al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). El recorrido del micro finalizaba a 6 kilómetros del lugar del accidente, y donde los chicos cruzan luego en lancha el río Paraná. Entre los heridos se encuentran tres adultos: una preceptora y una portera con contusiones y una docente que debió ser trasladada a una clínica privada en Vicente López con fractura de húmero.

Los heridos fueron atendidos en el hospital municipal de Campana
Los heridos fueron atendidos en el hospital municipal de Campana Crédito: Anibal Grecco
Según denunciaron autoridades provinciales y padres de los alumnos, el micro llevaba más chicos que lo que correspondía. Varios padres y estudiantes señalaron que en la formación se trasladaban unos 90 pasajeros y que la puerta iba abierta. "¿Cómo van a meter a casi 100 chicos en un micro? Y encima, en pésimas condiciones: con asientos flojos y sin cinturón de seguridad", señaló indignada Malvina Vique, de 42 años y mamá de Gastón, quien tras el impacto resultó ileso.

Según el fiscal del caso Juan José Maraggi, el micro se desplazaba "con más chicos de los que correspondía" y explicó que se trata de una unidad que controla el Consejo Escolar del distrito. Vecinos de la zona indicaron que hasta hace dos años había una tranquera en el paso a nivel, la cual debía ser levantada de forma manual por cada cruce.

Stella Maris Giroldi, intendenta de Campana, dijo a la prensa que la concesionaria TBA rechazó poner una barrera ante un pedido del municipio. "Nos dijeron que a ellos no les correspondía porque ese paso no estaba autorizado." Y agregó que ayer debían haber ido dos micros a buscar a los chicos, pero que uno de ellos tenía problemas de frenos, por lo que sólo hubo uno para trasladarlos a todos. Por su parte, la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense anunció que investigará las causas del accidente.

En noviembre del año pasado, ocho personas, entre ellas seis niñas, perdieron la vida en la provincia de San Luis cuando un micro fue embestido por un tren de carga, y tras pasar por un cruce a nivel en la localidad de Zanjitas.

Muchos chicos recordaron ayer lo vivido pocos días atrás en la estación de Once. "La mayoría de estos chicos lo vieron por la televisión", agregó Alejandra. "Y después de esa tragedia pasa esto. ¿Cómo se lo olvidan?", preguntó.

Los ómnibus escolares, en la mira

El Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi) recomendó ayer verificar que los ómnibus escolares cumplan una serie de condiciones para mantener la seguridad en el transporte de niños, entre ellos, el uso de cinturón de seguridad y contar con dos puertas laterales de ascenso y descenso cuya apertura no sea accesible para los más chicos, un matafuego y un botiquín de primeros auxilios. El Cesvi advirtió que "es muy frecuente" ver que los niños "viajan parados, en unidades antiguas, sin habilitaciones y en mal estado, que ni siquiera respetan los mínimos requisitos de la ley".

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.