A la mesa con poncho: los restaurantes ofrecen abrigo para comer al aire libre