Mala praxis en Berazategui: "Vamos a imputar al doctor y al equipo médico", anticipó la abogada denunciante

En este mismo establecimiento, hay más de ocho denuncias por mala praxis
En este mismo establecimiento, hay más de ocho denuncias por mala praxis Fuente: Archivo - Crédito: Google Maps
(0)
30 de julio de 2019  • 08:54

Teresa Angilleta, de 71 años, entró al quirófano con una orden de operación del píloro y, en lugar de desobstruirle ese conducto que comunica el estómago con el duodeno, le sacaron la vesícula. Falleció días después. Magdalena Leguizamon, de 66 años, entró al quirófano para ser amputada en su pierna derecha por una complicación diabética, pero el médico operó su pierna izquierda. Magdalena quedó inmovilizada.

Ambas mujeres fueron operadas en el mismo lugar: el Nuevo Sanatorio de Berazategui. sus familias iniciaron acciones legales y denunciaron a los médicos por mala praxis.

"Vamos a imputarlo por el delito de homicidio culposo al Doctor Fernando Javier Palladino, pero también vamos a involucrar al resto de los participantes en la cirugía y en el hospital por encubrimiento y complicidad", explicó Paola Stekloff, abogada de la familia Angilleta. La letrada aguarda que el establecimiento entregue la historia clínica para poder identificar al resto de los culpables.

No se trata del mismo cirujano que operó a Leguizamón pero la familia quiere involucrar a la clínica y a el resto de sus trabajadores por ser parte del encubrimiento de estos casos.

"Desde el punto de vista médico someter a alguien a dos anestesias consecutivas es muy riesgoso y, en este caso, se hizo solo para tapar el error", afirmó la letrada. Según la familia, Angiletta tenia un estudio reciente en el que había comprobado que su vesícula estaba en perfectas condiciones. Como explicó, el error en la cirugía es evidente ya que "la vesícula se puede retirar con paroscopía, pero la del píloro es con abdomen abierto".

Ocho denuncias, en la mira

Según la abogada, está investigando otras ocho denuncias por mala praxis contra el mismo médico que se conocieron a partir del caso de la amputación de Magdalena Leguizamón, aunque todavía estas no llegaron a instancia judicial. "La clínica no tienen ningún tipo de protocolo de seguridad", aseguró Stekloff y agregó que, desde el establecimiento, nunca les comunicaron las decisiones tomadas ni tampoco se hicieron responsables por el error.

LA NACION intentó comunicarse con la administración de la clínica denunciada para que hicieran su descargo, pero los responsables del sanatorio no respondieron las llamadas. En las redes sociales circulan páginas en las que pacientes y vecinos reclaman el cierre de la clínica y de otros establecimientos de la misma administración.

¿Qué ocurrió en el caso de Teresa?

Según surge del relato de los familiares presentes en la sala de espera del quirófano, el 30 de abril último la paciente ingresó al quirógrafo para ser operada de una obstrucción en el píloro que le generaba malestar desde enero. Después de consultar a distintos médicos de PAMI, se llegó al diagnóstico de la obstrucción del conducto. Diez días después, ingresó al quirófano y fue operada.

Al concluir la intervención, siempre según los familiares, Palladino salió a la sala de espera y habría preguntado quiénes eran los familiares de la paciente operada de vesícula. Las hijas de Angilletta no respondían, a pesar de que eran los únicos en la sala de espera, hasta que una de ellas le dijo que su madre estaba siendo operada del píloro.

"El médico puso cara de confundido, les pidió que esperaran allí y volvió al quirófano. Teresa ya había despertado, porque la sedación había sido suave, ya que la operaron por laparoscopía. Entonces, sin consultar a la familia ni realizar más estudios, el médico Palladino decidió volver a anestesiarla y operarla del píloro", apunta Stekloff, la abogada de la familia.

Luego de tres horas el cirujano volvió a aparecer y anunció que la nueva operación había salido bien, aunque el cirujano no había intervenido en el píloro porque logró comprobar mediante una endoscopía y una ecografía que ya no se encontraba desobstruido.

Teresa no volvió a recuperar la consciencia: una de las suturas hechas en el conducto biliar en la operación de vesícula se habría abierto y eso hizo que se derramara bilis dentro del cuerpo, lo que le habría causado la muerte.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.