Abren un centro de control alimentario para la infancia

Es una iniciativa solidaria de la Fundación San Martín de Tours, apoyada por diversos donantes
(0)
9 de diciembre de 2009  

A sólo 36 kilómetros de la Capital, los habitantes del barrio Los Ceibos de José C. Paz vieron ayer una luz de esperanza para mejorar una calidad de vida por décadas hundida en el fondo de la marginación. En el corazón del barrio -asediado por la precariedad, el aislamiento y por la pobreza estructural-, ayer por la mañana se inauguró el Centro Conín de Prevención contra la Desnutrición Infantil.

Allí continuarán atendiéndose -pero ahora desde una flamante sede, donada por la Fundación Renault y el grupo Promotor- los 70 infantes y su núcleo familiar, que hasta ahora eran asistidos de forma ambulante por miembros de la Fundación San Martín de Tours, a través de su programa Cuidemos la Vida.

Es gracias a la labor y las gestiones de esa fundación, en la que colaboran ex alumnas, docentes y otros miembros del Colegio San Martín de Tours, que los bebes y niños con graves déficits alimentarios y desnutrición podrán ahora tener una ingesta adecuada de nutrientes para asegurar su pleno desarrollo y futuro.

Para comprender la importancia de este desembarco, cuyo sostenimiento mensual estará a cargo de la Fundación Caminando Juntos, donantes particulares y la propia Fundación San Martín de Tours, basta decir que en el barrio Los Ceibos la desocupación afecta al 65 por ciento de la población y los principales modos de ingreso los constituyen los planes sociales que brinda el Gobierno junto con el "cartoneo" y las changas.

El 50% de las familias, en su mayoría numerosas y monoparentales o con una alta incidencia de madres adolescentes, vive en hogares que presentan graves deficitarias estructurales. Además, el barrio carece de gas natural, cloacas y agua potable, suele anegarse con las lluvias intensas, está afectado por un muy alto índice de inseguridad y por allí transita una sola línea de colectivos.

La falta de agua corriente, un servicio que resulta fundamental para la limpieza y para la cocción de los alimentos, pasos fundamentales para la prevención de la desnutrición, agrava la situación.

Ahora, en el centro un equipo de profesionales, integrado por una pediatra, una psicopedagoga, una nutricionista, una trabajadora social y una maestra jardinera -además de talleristas voluntarios-, desplegarán los lineamientos del doctor Abel Albino para recuperar niños con bajo peso.

Desde la visión de Albino, la desnutrición debe abordarse de forma integral en el núcleo familiar.

"Como todo problema social, la desnutrición muestra interrelaciones con otras problemáticas y como tal es necesario palearlo desde múltiples perspectivas", comentó Susana Batemarco, de la Fundación San Martín de Tours. Y explicó que en el flamante centro las madres y sus hijos aprenden nuevas habilidades para poder salir de la exclusión.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.