Abusan de una alumna y de una abogada

Los hechos ocurrieron en una casa de City Bell y en un descampado de Quilmes
(0)
27 de febrero de 2004  

LA PLATA.- Dos nuevos casos de violación ocurridos en pocas horas en la provincia de Buenos Aires se conocieron ayer: el de una abogada que fue asaltada y sometida sexualmente en su casa platense y el de una adolescente que fue vejada por un desconocido cuando iba a la escuela a rendir un examen, en Quilmes.

El primer hecho ocurrió cerca de las 2, cuando tres hombres encapuchados abordaron a una abogada de unos cincuenta años que abría el garaje de su casa de dos plantas, situada en City Bell. Los delincuentes amenazaron a la mujer, cuya identidad no fue difundida para proteger su intimidad, y se introdujeron con ella en la vivienda, situada en la esquina de las calles Lacroze y 14, a una cuadra del Camino Centenario.

Los desconocidos, armados, maniataron con cinta de embalar a las dos empleadas domésticas que dormían en la casa. Luego, uno de ellos se llevó a la mujer a una habitación y abusó sexualmente de ella.

Los tres malvivientes saquearon la vivienda; se llevaron joyas, dinero y electrodomésticos. Se tomaron su tiempo para ir a la cocina y comer lo que encontraron en la heladera. La pesadilla duró unas tres horas.

Luego de robar, violar y comer, los delincuentes huyeron y se llevaron en el automóvil de la abogada lo que habían robado. La mujer fue llevada a un centro asistencial, donde los médicos constataron que además del shock nervioso, sufrió daños físicos.

El hecho es investigado por el fiscal Carlos Gómez, de La Plata.

En Ezpeleta

En tanto, otra violación tuvo lugar anteayer en Ezpeleta, en el partido de Quilmes, cuando una chica de 17 años fue ultrajada por un ciclista que la abordó cuando volvía de la escuela.

Ocurrió cerca de las 12.30, en la esquina de las calles Centenario y República de Francia. La adolescente, cuya identidad tampoco fue divulgada, volvía de rendir un examen, cuando un hombre que iba en bicicleta le apuntó por la espalda con lo que parecía un arma de fuego.

El desconocido obligó a su víctima a ir a un terreno baldío situado a una cuadra de allí, que pertenece al Club Aeronáutico de Quilmes. En ese lugar, la violó. Aunque la chica logró golpearlo con una piedra, su resistencia fue inútil. Consumado el abuso, el hombre huyó en su bicicleta.

La estudiante fue socorrida por un automovilista y atendida en un hospital de la zona, donde los médicos comprobaron que había sufrido un desgarro como producto del abuso sexual al que había sido sometida.

El hecho es investigado por la policía y por el fiscal Alejandro Ruggeri, titular de la Unidad Funcional de Instrucción N° 8 del Departamento Judicial de Quilmes.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.