Acribillan a dos policías en Liniers

Ladrones les dispararon con ametralladoras; uno agonizaba
(0)
9 de diciembre de 2001  

La violencia de los delincuentes contra los uniformados parece no detenerse. Dos suboficiales de la Policía Federal fueron gravemente heridos ayer a manos de cuatro delincuentes que, protegidos con chalecos antibalas y armados con pistolas de grueso calibre y una ametralladora, intentaron asaltar un restaurante de Liniers.

Uno de los policías se debatía entre la vida y la muerte. El cabo primero Ramón Alberto Fernández recibió una ráfaga de metralla que hizo inútil la defensa del chaleco antibalas que llevaba puesto: de los doce proyectiles que hicieron blanco en él, nueve lo alcanzaron en zonas vitales. Al cierre de esta edición, su estado de salud era desesperante: había sufrido la pérdida de un ojo y de masa encefálica, por lo que se presumía que su situación era irreversible.

Su compañero, el cabo Agustín Llanos, recibió balazos en una pierna y en un brazo. Al igual que Fernández, está internado en el hospital policial Churruca-Visca, aunque fuera de peligro, según confiaron a LA NACION fuentes de la Federal.

El episodio comenzó apenas comenzado el día de ayer, a la 0.5, cuando Fernández cumplía un servicio adicional en el restaurante Entre Amigos, de Juan B. Justo y Cortina.

En el momento en que Llanos, compañero de aquél en la comisaría 44a. -en ese momento de franco-, pasó por allí para saludarlo, Fernández advirtió la presencia sospechosa de un Ford Escort bordó y se dirigió hasta el vehículo para identificar a sus ocupantes.

Según fuentes policiales, en ese momento cuatro encapuchados que llevaban puestos chalecos antibalas y ametralladoras, entre otras armas, salieron del auto y, sin miramientos, abrieron fuego contra los uniformados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.