La erupción del Chaitén. Afirman que las cenizas no son nocivas para la salud