Al final, la crisis no pudo con las vacaciones. Agobiados por el corralito, los turistas se quedan en la playa