Contra el hambre de agua: cómo potabilizar con un sobre y un balde

A través del programa Agua Limpia para los Niños, P&G desarrolla una iniciativa global con la que ya logró convertir 11 mil millones de litros en agua segura; en Argentina funciona en la zona de El Impenetrable y seguirá en La Matanza
A través del programa Agua Limpia para los Niños, P&G desarrolla una iniciativa global con la que ya logró convertir 11 mil millones de litros en agua segura; en Argentina funciona en la zona de El Impenetrable y seguirá en La Matanza
(0)
27 de marzo de 2017  • 00:46

El dato es estremecedor, el 96% del agua de todo el mundo es salada y solo el 0,007% es potable. En América latina están el 31% de las reservas de agua potable del mundo, pero vive una contradicción: aproximadamente 36 millones de personas de esta región no tiene acceso a agua limpia. En Argentina cerca del 15% de la población toma agua de fuente incierta según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los datos desvelan a la comunidad científica. La compañía P&G, basándose en la misma tecnología que hay detrás de sus productos de limpieza, desarrolló un purificador de agua que contiene el poder de una planta de tratamiento de agua en un sobre del tamaño de una bolsita de té. Así nació el programa Agua Limpia para los Niños. Un balde, una cuchara, una tela de algodón y un sobre purificador de P&G hacen posible potabilizar 10 litros de agua en media hora.

Agua Limpia para los Niños es una iniciativa global, sin fines de lucro, gestionada por P&G, con la que se asiste la necesidad urgente de agua potable en comunidades de países en desarrollo o situaciones de emergencia. El programa nació en 2004 y ya funciona en 85 países, 16 son de América latina, con más de 150 aliados como la Cruz Roja o Clinton Global Initiative, entre otras.

En Argentina, el programa se ejecuta desde hace un año y medio en Chaco, en la zona de El Impenetrable. Cerca de quinientas familias, alrededor de 3.500 personas de diversas comunidades, quienes utilizan como fuente de agua en su mayoría pozos, charcos, esteros y arroyos realizan la práctica de potabilización con el purificador.

"La mayor parte de la contaminación del agua está en los arroyos o en los estanques donde se depositan tarros, botellas o animales", dice Sabino Mendez, docente de la Escuela Bilingue E.E.P.N 1017 de Miraflores, Chaco. La distribución y el entrenamiento del uso de los sachets purificadores de P&G está en manos de voluntarios de la ONG Rotary Club quienes se ocupan de capacitar a líderes comunales como Sabino.

Los resultados del programa no tardaron en llegar. Ya son 11 mil millones de litros de agua sucia que se han convertido en agua limpia a nivel global, de los cuales 550 millones de litros han beneficiado a familias de América latina. En 12 años ya se entregaron 1100 millones de sobres. Se calcula que se previnieron 250 millones de días de enfermedad y se redujo el ausentismo escolar.

“Para nuestra comunidad no sólo es agua limpia, es la esperanza de años de vidas más saludables, es el puente para que nuestros niños tengan un mejor día todos los días, y así podrán tener más salud, educación y oportunidades", dice Sabino.

La expansión del programa en Argentina logrará este año impactar en nuevas localidades como La Matanza, en el distrito Puerta de Hierro, junto a la fundación C.A de N.A; y en otras comunidades del país.

A su vez, P&G junto a Walmart se unen hasta el 10 de abril en una promoción para motivar a los consumidores a contribuir con el programa de una manera simple: a través de sus compras durante ese lapso de cualquier producto P&G en todo el país como en su portal de e-commerce y en los centros Chango Más, los consumidores ayudarán a que P&G contribuya a el equivalente a un día de agua limpia.

Documentado

El trabajo ha sido registrado en un documental producido en conjunto con National Geographic Latinoamérica, y filmado en diversos países de América latina, entre los que se encuentran Panamá, Costa Rica, Brasil y Argentina. “Desafiando el Futuro: la Transformación del Agua” acompaña a los cientos de voluntarios que ayudan en la implementación del programa en la región, mostrando el poder transformador que el agua limpia tiene en la salud y calidad de vida de los habitantes de esas comunidades, además de mostrar los desafíos involucrados en el proceso, desde las distancias que los voluntarios deben recorrer hasta las barreras culturales que enfrentan.

El estreno fue el día internacional del agua, 22 de marzo, por National Geographic y habrá una repetición el 31 de marzo a las 14.30.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.