"Ahora mi hijo ha dejado de sufrir", dijo el papá de Mauro