Alba: una madre ante el anhelo de su hija

En este caso, un juez distinguió entre la maternidad genética y la gestacional
(0)
21 de mayo de 2017  

Se sabe que no hay amor más incondicional que el de una madre por su hijo. Y de ello dio cuenta Alba cuando le ofrendó su vientre a su hija Inés y a su yerno.

Una histerectomía le había cancelado toda posibilidad de gestación aunque no su capacidad ovulatoria. Conmovida por el impedimento de su hija, Alba no lo dudó: haría lo necesario para ver crecer a su nieto.

En Mendoza, le implantaron dos embriones, con gametas de la pareja y uno de ellos se escindió. Alba dio a luz a trillizos.

En el sanatorio, regidos por la máxima del derecho romano, mater semper certa est (que puede entenderse como "madre es la que da a luz"), consignaron como progenitora a Alba, la abuela biológica,y dejaron libre el espacio del progenitor.

En la Justicia, Alba planteó que nunca tuvo la intención de procrear un hijo propio, sino la de ayudar a su hija y a su yerno a gestar.

Sin dilaciones, invocando la voluntad procreacional, el Poder Judicial mendocino sentó un firme precedente. Dijo que en la gestación por sustitución se debe disociar entre la maternidad genética y la gestacional. Ordenó una nueva inscripción filiatoria de los trillizos y nuevos DNI reemplazando el apellido de la abuela por el de los padres biológicos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.