Aldea Beleiro, un pueblo donde nunca faltan leña ni alimentos