Alerta naranja: recomendaciones para prevenir el golpe de calor

Alerta naranja: recomendaciones para prevenir el golpe de calor
Alerta naranja: recomendaciones para prevenir el golpe de calor Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
El Servicio Meterológico Nacional emitió un alerta por los efectos de las altas temperaturas para la salud; los riesgos son más altos para los bebes, los chicos, los mayores de 65 y las personas con enfermedades crónicas
Fabiola Czubaj
(0)
11 de enero de 2018  • 20:47

Con sensaciones térmicas de 40°C o más en el país, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió un alerta para siete provincias donde la ola de calor podría tener efectos para la salud.

Los datos actualizados a las 18, y vigentes para las próximas 24 horas, indican que esos efectos serían entre moderados y altos (alerta naranja) para la Ciudad de Buenos Aires y 15 localidades y alrededores de las provincias de Buenos Aires (Junín, Ezeiza, Azul, Las Flores, Tandil, Bahía Blanca, Tres Arroyos, Pigué y Coronel Suárez), Mendoza (San Rafael), San Luis (capital), Santa Fe (Rosario y Sauce Viejo) y Entre Ríos (Gualeguaychú y Paraná).

En tanto, en 10 localidades y zonas aledañas de La Rioja (Chamical), Corrientes (Paso de los Libres y Monte Caseros), Santa Fe (Reconquista y Ceres), Entre Ríos (Concordia), Buenos Aires (La Plata y Punta Indio) y Mendoza (capital y San Martín), esos efectos serían entre leves y moderados (alerta amarilla).

El golpe de calor ocurre cuando el cuerpo no puede enfriarse suficientemente rápido como para compensar la alta temperatura y sus efectos pueden poner en riesgo la vida.

Los niveles del Sistema de Alertas sobre Olas de Calor y Salud del SMN son cuatro y determinan el nivel de riesgo para la población, en especial para los grupos de riesgo: bebes y chicos, mayores de 65 y personas con enfermedades crónicas.

Alerta naranja: recomendaciones para prevenir el golpe de calor
Alerta naranja: recomendaciones para prevenir el golpe de calor Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Se usan colores: verde (no hay peligro para la salud), amarillo (hay peligro porque se superaron las temperaturas máximas y mínimas de una ciudad); naranja (hay peligro especialmente para los grupos de riesgo porque la ola de calor se mantiene en el tiempo) y rojo (es muy peligroso para toda la población).

“El SMN informa que sobre el área de cobertura y especialmente en el norte de la Región Patagónica y el sur de la región central del país, durante los próximos días persistirán las elevadas temperaturas, con los valores más altos el jueves 11 y el viernes 12)”, alertó en las últimas horas el organismo.

Ante este pronóstico, el Ministerio de Salud de la Nación recomienda a la población general poner en práctica más que nunca hábitos saludables. Eso incluye: beber mucha agua durante todo el día, aun sin sensación de sed; consumir alimentos frescos (frutas y verduras); evitar las bebidas alcohólicas, muy dulces y las infusiones calientes; usar ropa suelta, de tejidos livianos y colores claros; tomar líquido antes, durante y después de practicar cualquier actividad al aire libre, y protegerse del sol con sombrero o debajo de una sombrilla.

Para los más pequeños, hay algunos cuidados extra en esa lista: darles el pecho con más frecuencia a los lactantes, hacerlos beber agua fresca y segura, y mantenerlos en lugares frescos y ventilados.

Vulnerables

En los mayores de 65, el envejecimiento disminuye naturalmente las autopercepción de las señales de alarma. “Con el paso de los años se reduce la sensación de calor, por lo que las personas mayores no perciben las altas temperaturas. Esto hace que no tomen las precauciones que deberían”, informan desde la Facultad de Medicina de la Fundación Barceló. La sensación de debilidad y agotamiento puede ser común en los mayores, pero los especialistas aconsejan no pasarlos por alto. “También pueden ser señales del golpe de calor.”

Desde el Hospital Garrahan, señalan la importancia de proteger a los bebes y los chicos, uno de los grupos más vulnerables, en especial aquellos con enfermedades crónicas. “La prevención es fundamental para no sufrir un golpe de calor”, indican.

“El golpe de calor puede afectar a personas de cualquier edad, pero los grupos de mayor riesgo son los chicos, que no manifiestan los síntomas con facilidad, y los mayores de 65 años. En el caso de los bebés y los chicos es importante fomentar el consumo de agua, ofreciéndola de manera frecuente; evitar el consumo de gaseosas y de comida chatarra; controlar la exposición al sol, completamente entre las 10 y 16”, precisan desde el hospital pediátrico.

Recordaron que el riesgo crece tanto para los chicos como para los mayores cuantos más días seguidos haya con tanto calor.

“Los chicos con enfermedades crónicas, como la diabetes, el cáncer, las enfermedades poco frecuentes, entre otras, pueden sufrir complicaciones”, dice a través de un comunicado Marcelo Andrade, jefe de clínica de los Consultorios Externos del Garrahan. En general, los chicos “pueden jugar en el agua o con agua, a la sombra, pero siempre con la supervisión de un adulto responsable”.

Ni chicos ni mascotas

También se aconseja no dejar a los bebes, los chicos y las mascotas dentro de automóviles, ni aún cuando vaya a ser "por un ratito". Esto es porque la temperatura interna aumenta mucho más rápido que en el exterior. "El cuerpo de los chicos se calienta de tres a cinco veces más rápido que el de los adultos", explica el especialista.

Desde ADISIV, una ONG relacionada a la seguridad vial, ponen como ejemplo que cuando la temperatura ambiente es de 23°C, en el habitáculo es de 50°C. "Aunque la temperatura exterior no sea tan agobiante, la temperatura en el interior de un automóvil puede elevarse casi 20° en los primeros 10 minutos –ejemplifican–. Aun cuando la temperatura exterior de 15,5°C se puede soportar, en el interior de un auto puede llegar a 43°C."

Los síntomas más comunes del golpe de calor pueden ser:

  • Temperatura corporal elevada (más de 39°C)
  • Sudoración excesiva
  • Sequedad en la boca
  • Pérdida del apetito
  • Pulso acelerado
  • Piel seca, roja y caliente
  • Dolor de cabeza o de estómago
  • Sensación de fatiga y cansancio
  • Náuseas y/o vómitos
  • Calambres musculares
  • Decaimiento
  • Estado de confusión, agitación o vértigo
  • Somnolencia y pérdida de conciencia en los casos más extremos.

Ante cualquiera de esos síntomas, aconsejan:

  • Trasladar al afectado a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo.
  • Hacer que mantenga la cabeza un poco alta, e intentar refrescarlo mojándole la ropa, aplicarle hielo en la cabeza.
  • Darle de beber agua fresca o un poco salada.
  • Solicitar ayuda médica y, en el caso de urgencia, llamar al 107 (SAME) o el servicio de emergencias.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.