Alumnos porteños toman ocho escuelas para protestar