Ampliarán una zona del puerto para los cruceros

Se debe al aumento de arribos de grandes buques; costará $ 90 millones
(0)
14 de diciembre de 2009  

La terminal Benito Quinquela Martín, puerta de entrada de los cruceros que llegan al puerto metropolitano de todas partes del mundo, está quedando chica. Por eso, comenzarán las obras para ampliarla y amoldar su estructura a la creciente demanda.

En 2001, cuando la terminal que funciona en la dársena B y C del puerto de Buenos Aires se inauguró para hacer frente a la llegada de estas enormes ciudades flotantes, el flujo de pasajeros era de 60.000 por temporada. Este año, esa cifra se quintuplicará, con 143 arribos.

Además, han crecido las dimensiones de los cruceros que visitan la ciudad, lo que muchas veces dificulta las maniobras en el puerto. En los 90, el buque tipo que llegaba al puerto metropolitano medía 180 metros de eslora. Hoy, las naves ya superan las tres cuadras.

Otro problema es la simultaneidad de arribos. En la temporada pasada, cinco cruceros coincidieron en el mismo día en dos oportunidades, mientras que para los próximos meses se espera que esa cantidad se produzca en siete ocasiones, lo que produce un cuello de botella prácticamente insalvable. Incluso, esta temporada habrá jornadas en las que coincidirán hasta siete buques de gran envergadura en 24 horas.

Aunque ya hubo algunas mejoras, la idea es hacer una reforma estructural con miras al año del Bicentenario. La ampliación de la terminal, que costará unos 90 millones de pesos y empezará en abril próximo, cuando termine la temporada de cruceros, estará a cargo de la empresa concesionaria Terminal Río de la Plata.

Entre otras reformas, se buscará aumentar a 12.000 pasajeros la capacidad de atención diaria, lo que implicaría un incremento del 50% de la capacidad actual. Además, se construirá un edificio de 10.000 metros cubiertos, con una sala de espera para 2000 personas, oficinas administrativas, locales comerciales, estacionamiento y un sector vip.

"Se trata de una solución intermedia, ya que está en discusión si es necesario tener una terminal propia y exclusiva para los cruceros u otra compartida con los buques de carga", dijo a LA NACION el gerente general de Terminales Río de la Plata, Gustavo Figuerola.

Este proyecto es una obra de corto plazo, que estará lista para la temporada 2010-2011, pero esta reforma solucionará el problema sólo por diez años. Luego, se cree que la terminal volverá a quedar chica.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.