Cayeron en una grieta de 30 metros. Angustia por dos personas desaparecidas en la Antártida