Apostillas

En los pasillos
(0)
14 de diciembre de 2001  

  • Mala memoria. Ayer no hubo incidentes ni manifestantes contra Alfredo Pesquera. Los resquemores fueron expuestos por los abogados de los particulares damnificados. La disputa comenzó cuando el presidente del tribunal le pidió al letrado Roberto D´Amboreana que no leyera su alegato porque se trata de una diligencia oral y no escrita. Entonces, Gregorio Dalbón y Miguel Arce Ageo, dos de los querellantes, solicitaron la nulidad del alegato. Sorprendentemente, el defensor de Pesquera no se adhirió al pedido y cargó contra sus colegas. Finalmente, el tribunal rechazó las solicitudes.
  • * * *

  • Circo romano. "Jamás imaginé verme en un circo romano defendiendo a un cristiano mientras afuera una multitud ruge clamando que se lo tire a los leones. Además, tuvimos que llegar a esta instancia por culpa de testigos mendaces como Jorge Moreno, que desde que murió Rodrigo no trabajó en otro lado y en su declaración se dedicó a hablar sobre sus proyectos y no del accidente", exclamó con todo tipo de ademanes Fernando Burlando, el abogado de Alfredo Pesquera. Quizás ignoraba que en ese momento fuera de la sala de audiencias no había ningún fanático de Rodrigo. En el recinto, el mencionado Jorge Moreno fue uno de los pocos que lo escucharon.
  • * * *

  • Lejos de la verdad. Antes de los alegatos se presentaron a declarar los peritos de la Gendarmería que realizaron la reconstrucción del accidente en la autopista Buenos Aires-La Plata. Esa medida había sido solicitada por la defensa de Pesquera, quien se hizo cargo de pagar 4500 pesos por las costas. Aparentemente, los técnicos llegaron a la conclusión de que la camioneta de Rodrigo iba a una velocidad menor que los 144 kilómetros por hora que se había determinado en un principio. Como se quedaba sin uno de los indicios que fundaban la imprudencia del cantante, Burlando desistió del nuevo peritaje, pedido que fue aceptado por el tribunal. "Esto nos puso lejos de la verdad", señaló Gustavo Romano Duffau, uno de los letrados querellantes.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.