Apoyo para la seguridad en las plazas

Todos los candidatos aprueban el proyecto del gobierno porteño, aunque sostienen que es una "medida electoralista"
(0)
28 de mayo de 2003  

Evidentemente, cuanto más cerca se encuentran los comicios porteños más difícil resulta dividir la acción ejecutiva de los fines electoralistas. Al menos, eso surge de las opiniones que todo el espectro político opositor al gobierno de Aníbal Ibarra lanzó ayer como respuesta al anunciado plan de dotar de vigilancia policial durante las 24 horas a las plazas y los parques de la ciudad.

En líneas generales, los candidatos a jefe de gobierno aprobaron el proyecto que conducen el secretario de Medio Ambiente local, Eduardo Epszteyn; el subsecretario de Seguridad, Enrique Carelli, y el superintendente de Seguridad Metropolitana de la Policía Federal, Alberto Capuchetti. Sin embargo, todos opusieron algunos reparos por el momento en que se diseñó el programa.

"Es una buena idea, pero representa una pequeñez ante el serio y grave problema de la inseguridad que vive hoy la ciudad. Buenos Aires está desbordada por hechos de violencia y, por lo tanto, todo acto que sea para una mayor seguridad del vecino es positiva", arrancó Mauricio Macri (Compromiso para el Cambio), líder en las encuestas de intención de voto para las elecciones a jefe de gobierno del próximo 24 de agosto.

A pesar de dar su aprobación, inmediatamente el presidente de Boca ligó la medida ibarrista con la proximidad electoral: "Lástima que le llevó casi cuatro años aplicar una medida de este tipo... Por eso creo que tiene cierto tufillo a seguridad electoral , como ya ha aplicado también en los últimos días la pavimentación electoral ".

Similar fue el análisis que realizó el candidato de la Unión Cívica Radical, Cristian Caram.

"La decisión es buena, pero llega tarde, como todo lo que hace Ibarra. Esto es como la pavimentación y la poda de árboles. En este caso, ya hubo muertes y violaciones en los parques y en las plazas, pero la respuesta siempre fue que el gobierno porteño no manejaba la policía. Ahora tampoco tiene poder sobre la Policía Federal, pero la diferencia es que las elecciones están cerca. Ojalá hubiera comicios todos los meses...", ironizó el vicepresidente primero de la Legislatura.

Alicia Pierini, candidata del justicialismo, aprobó la decisión, pero igual fustigó la acción del gobierno de Ibarra en materia de seguridad: "Me parece excelente que la Ciudad se haya decidido por utilizar el poder de policía. Esto, sin embargo, no significa que me parezca buena la gestión en Seguridad. Para mí, el trabajo de Enrique Carelli al frente de la Subsecretaría de Seguridad es inútil. El gobierno porteño tuvo una pobre gestión en la materia".

Quien se mostró definitivamente en contra de lo que consideró "una militarización de las plazas y parques" fue la postulante de la Izquierda Unida, Vilma Ripoll.

"El problema de la seguridad es un reclamo que excede a las plazas. Si lo único que se hace es poner policías en los parques, te van a asaltar esperando el colectivo en la puerta de tu casa. El problema acá es global y, si no se lo ataca bien, cualquier medida que se tome cerca de los comicios termina siendo un parche electoral. Yo no creo que la solución sea militarizar las plazas. Además, la ciudad necesita un mayor control de la sociedad sobre la policía", opinó Ripoll.

En el medio entre la aprobación y la propuesta de cambios, Patricia Bullrich (Unión para Recrear Buenos Aires) se mostró en favor del proyecto de seguridad en los parques, pero propuso un par de modificaciones para el plan del gobierno: "No me gusta la garita fija como visión de seguridad; yo prefiero el concepto móvil. Tal vez el gobierno pueda rever esta parte del proyecto, que, de todas maneras, me parece positivo. Y también se necesitaría otro cambio: habría que modificar el Código de Convivencia para que las filmaciones en video puedan tener validez como prueba. Si no, no tiene sentido que se instale un sistema de cámaras en el parque Thays. De todas maneras, me parece importante que se quiera cuidar el espacio público", analizó Bullrich.

LA NACION también intentó comunicarse con Lucio Ponsa Gandulfo, de Nueva Dirigencia, y con Luis Zamora. Este último no respondió y Ponsa se excusó por no haber "estudiado bien el tema".

De todas maneras, la oposición expresó su opinión. En síntesis, casi todos aprobaron el plan, aunque no el momento para llevarlo a la práctica.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.