Arrestaron por estafa al abogado de Schocklender

Fue apresado por no asistir a un juicio oral en su contra.
(0)
5 de marzo de 1997  

El abogado penalista Jorge Goodbar, quien cobró notoriedad por haber sido defensor de Sergio Schocklender, está detenido desde el lunes último en la alcaidía del Palacio Tribunales, acusado del delito de defraudación.

Fuentes judiciales informaron que el Tribunal Oral N° 9 decidirá hoy si le concede la eximisión de prisión solicitada por su defensor. Trascendió que el fiscal Diego Nicholson se opuso ayer al pedido, porque considera que el letrado imputado intentará eludir nuevamente la acción de la Justicia.

Su defensor, Miguel Angel Pierri, quien fue socio del acusado y es actualmente abogado del cuestionado juez de instrucción Francisco Trovato, confirmó a La Nación que su cliente quedó detenido el lunes a la tarde en el despacho que el primero posee en Uruguay 654, en el marco de una investigación por supuesta retención indebida.

El imputado faltó a su juicio

Los doctores Fernando Ramírez, Luis Cabral y Luis García, habían citado a Goodbar para el 23 de febrero último. Sin embargo, éste no se presentó al juicio oral y público que se iba a realizar en su contra.

Según explicó su defensor, fue "parte de su estrategia, porque justo había cambiado de abogado y pensó que la fecha de la audiencia había sido postergada".

La táctica no tuvo éxito: Goodbar cambió su defensa y revocó a Pierri como su abogado. El Tribunal lo sustituyó, entonces, por defensores oficiales. Pero el imputado nombró nuevos abogados y creyó que la fecha del juico había sido modificada.

Los jueces, luego de declararlo en rebeldía, libraron una orden de captura contra Goodbar.

El viernes último, la doctora Patricia Latorre presentó un recurso de eximisión de prisión a favor del letrado aún rebelde y el tribunal no hizo lugar.

"Alegaron que Goodbar había falseado su domicilio pero eso no es verdad, -aseguró su actual defensor-. Una cédula dice que su vivienda situada en la calle Yapeyú, en el Partido de General San Martín, se vendió. Pero es imposible, porque el inmueble está embargado justamente por esta causa".

Atrapado sin salida

Como en las películas, de inmediato se dispuso una consigan policial en el inmueble al que había ingresado el acusado. "Goodbar, como no podía dejar el lugar, decidió entregarse a las 15:30", explicó Pierri.

En un móvil policial fue trasladado a la comisaría 3a. y, más tarde fue llevado a la alcaidía del Palacio de Tribunales.

El edificio de Talcahuano 550 es el segundo hogar de todo abogado. Esta vez, a Goodbar le tocó estar del otro lado.

Su defensor explicó que se lo acusa de un delito que prevé una pena de entre 1 y 6 años de prisión (por lo que es excarcelable).

Pierri se mostró entusiasmado con que su cliente recupere hoy la libertad: "Si alcanzamos un acuerdo con el tribunal para garantizar la comparecencia de Goodbar a las citaciones, seguramente lo dejen esperar en su casa el juicio oral en su contra".

El defensor de Schocklender ya fue condenado en un caso similar en mayo del año último. El Tribunal Oral N° 3 lo encontró culpable del delito de retención indebida por defraudación en perjuicio del doctor Braico. Los jueces Miguel Caminos, Julio Sagasta y Marcelo Avrutin Suárez lo condenaron a un año y dos meses de prisión en suspenso y lo inhabilitaron para ejercer la profesión de abogado.

Los jueces Miguel Caminos, Julio Sagasta y Marcelo Avrutin Suárez lo condearon a un año y dos meses de prisión en suspenso y lo inhabilitaron para ejercer la profesión de abogado.

En aquella oportunidad, el dinero que no devolvió Goodbar a un colega suyo fue de 2 mil pesos. Esta vez, se lo acusa por dos hechos diferentes y el monto reclamado asciende a los 15 mil.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.