Arslanian negó que policías echados de la fuerza cometan delitos