Asesinaron a una mujer en presencia de su familia

Arrollaron a un matrimonio tras robarle
(0)
4 de mayo de 2003  

La inseguridad volvió a estar presente en la provincia de Buenos Aires, donde una mujer fue asesinada frente a su familia y un matrimonio murió tras ser arrollado por un delincuente que le había robado el auto.

Anteanoche, Rita Claudia Barceló, de 38 años, fue asesinada tras recibir un balazo en la cabeza frente a sus dos hijos, de cuatro y 13 años, cuando su marido, Florencio Espíndola, intentó escapar de un grupo de delincuentes que pretendía robarles la camioneta Toyota 4x4 en la que se trasladaban.

El episodio ocurrió en el cruce de las calles Bertolini y Paso, de Campana, en el norte de la provincia. Allí, el vehículo fue abordado por sujetos que portaban armas de fuego, con el fin de apoderarse del rodado. Los asaltantes se desplazaban en dos automóviles -un Volkswagen Golf y un Ford Mondeo, ambos de color azul- con los que interceptaron el paso de la camioneta.

Cuando Espíndola intentó maniobrar la 4x4 para resistirse al robo, los delincuentes realizaron una serie de disparos contra el rodado, uno de los cuales dio en la cabeza de la mujer, dejándola malherida.

De inmediato, Barceló fue trasladada al hospital de Campana y derivada de urgencia en estado reservado al sanatorio Ciudad Pilar, donde falleció en la madrugada de ayer.

Luego de consumado el crimen, la policía se tiroteó con los presuntos autores del hecho y detuvo a tres de ellos, identificados como César Brítez, de 32 años; Leonardo Germán Morales, de 36, y Ramón Biala, de 31, que recibió una herida en el muslo derecho.

Huida mortal

Por otro lado, ayer a la madrugada, un matrimonio murió atropellado por un sujeto que luego de sustraer el automóvil en el que viajaban quiso huir y los embistió contra una columna de alumbrado.

El hecho ocurrió en la intersección de las calles José León Suárez y Gutiérrez, de Los Polvorines, en el partido de Malvinas Argentinas.

Fuentes policiales precisaron a LA NACION que antes de atropellar a la pareja uno de los cuatro delincuentes que pretendían apoderarse del auto baleó al conductor.

Pero no fueron las balas, sino las múltiples fracturas que sufrieron al ser atropellados, la causa de las muertes de Isaac Leizorowicz, de 60 años, y de su esposa, Julia Monzó, de 62.

Los investigadores dijeron que el sujeto que tomó el volante del rodado efectuó una brusca maniobra cuando intentó huir, por lo que, al dar marcha atrás, embistió de costado al matrimonio.

Atemorizado por el trágico desenlace del robo, el asaltante huyó junto con sus cómplices y abandonó la pistola calibre 45 que portaba.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.