Astronautas instalan un amarradero en la Estación Espacial Internacional