Asuntos Internos de la Bonaerense confirmó que hubo un llamado al 911 por el caso de la familia Pomar

Aseguró que tuvo lugar 13 días después de la tragedia aunque el intendente de Pergamino había denunciado que hubo una comunicación la misma noche; la fiscal admitió fallas en los rastrillajes pero negó el hecho; aceptaron la renuncia de cuatro superintendentes policiales
(0)
10 de diciembre de 2009  • 21:30

Una comisión de la Auditoría General de Asuntos Internos bonaerense realizó una inspección en la Departamental de Pergamino para investigar el accionar policial durante el caso Pomar y los llamados que se efectuaron en el marco de la búsqueda.

El órgano civil dependiente del ministerio de Seguridad de la provincia recopiló información para determinar las responsabilidades en la demora para hallar los cuerpos.

Luego de ese trabajo, José Guerrero, auditor general de ese cuerpo confirmó esta tarde que 13 días después de la desaparición de los Pomar hubo un llamado al 911 que alertó sobre un accidente vial en la zona donde volcó el auto de la familia.

El funcionario dijo que como consecuencia del tratamiento que se le dio a ese llamado, fue desafectado de sus funciones un comisario de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Pergamino.

Esta mañana, el intendente de Pergamino, Héctor Gutiérrez, había denunciado que la noche de la desaparición de la familia Pomar se registró un llamado que alertaba sobre un accidente en la ruta 31 y nadie lo investigó.

"Tenemos información de que ese día hubo una llamada al 101 sobre un accidente", había dicho Gutiérrez, quien además agregó que "un cabo de la Federal le dijo al padre de Fernando que habría habido un accidente en esa zona, esa misma noche".

Además Gutiérrez, había pedido la renuncia del subsecretario de Investigaciones del ministerio de Seguridad bonaerense, Paul Starc y aseguró que en septiembre denunció al recientemente desplazado jefe de la DDI de Pergamino, Julio Golpe.

"El día 8 de diciembre es un día de gran vergüenza para la Bonaerense", declaró el intendente y dijo que la causa fue un "escándalo", por las "miles de versiones que corrieron cuando se había tratado de un accidente".

Este mediodía, la fiscal de Pergamino a cargo de la causa, Karina Pollice había negado la existencia de la llamada. Sin embargo, había pedido que se determinen las responsabilidades por las fallas en las pesquisas y negó la existencia de una llamada que alertaba sobre un accidente la noche en la que desaparecieron los Pomar.

"Yo tengo que confiar en las órdenes que di y en los reportes que tengo. Si hubieran rastrillado esa zona como dijeron hubieran encontrado los cuerpos", aseguró la fiscal, que inició hoy una investigación paralela.

En una conferencia de prensa, aseguró que la primera hipótesis que se investigó luego de la denuncia realizada por averiguación de paradero por el padre de Luis Fernando Pomar fue la de un accidente de tránsito "que no se pudo constatar".

El abogado de la familia, Carlos Ferreyra, sostuvo en declaraciones a la prensa que "si alguien rastrilló aquí [por la ruta 31] y no encontró un auto y cuatro cuerpos, estamos en manos muy resbalosas. Es un monte, no es el impenetrable chaqueño. Nunca jamás se investigó el accidente".

La fiscal, en tanto, detalló los sucesos de la noche en la que desapareció la familia: "El padre de Fernando llamó primero al 108, a emergencia policial de Pergamino y le pidieron que haga la denuncia en la comisaría. Allí le explicaron que no era había pasado el tiempo suficiente, no obstante se comprometiron a hacer las averiguaciones del caso".

La funcionaria dijo que desde esa dependencia, la 1° de Pergamino, le dijeron que no tenían anoticiado ningún accidente. "Sin perjuicio de eso, el padre de Fernando se dirigió a otro destacamento y un cabo hizo nuevos llamados". Según relató, en esas comunicaciones le notifican que hubo un accidente en San Andrés de Giles y con otro auto, por lo que se descartó se tratara de los Pomar.

Renuncias. En medio de las crecientes protestas por la ineficiencia de la policía en el caso Pomar, el ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli, aceptó las renuncias de cuatro superintendentes y ratificó Juan Carlos Paggi como jefe de la fuerza de seguridad provincial.

"Estos cambios obedecen a las reestructuraciones planteadas cada fin de año", indicó el ministro mediante un comunicado tras asegurar en declaraciones radiales que "jamás se pidió la cabeza de nadie" por la investigación de la desaparición.

Video

No obstante ayer, en una conferencia de prensa, Starc había indicado que Stornelli ordenó a todos los superintendentes que pongan su renuncia a disposición y que Asuntos Internos investiga "el accionar de la policía en la búsqueda de los Pomar".

Además, en ese mismo acto, se anunciaron los relevos de el jefe de la Policía Departamental, al de la DDI de Pergamino, y al del jefe de Delegación Vial de San Andrés de Giles, que habían estado a cargo de la búsqueda de la familia.

Quienes deberán abandonar sus funciones luego de que Stornelli hoy les aceptara su renuncia son los comisarios generales Ernesto Aragüez, Ernesto Giménez, Mateo Barragán y Antonio Torreira, quienes se desempeñaban al frente de las superintendencias de Coordinación Operativa, Seguridad Vial, Región Interior e Investigaciones en Función Judicial, respectivamente.

Por su parte, luego de los peritajes en el lugar del hallazgo de los Pomarel gobernador bonaerense, Daniel Scioli admitió errores en la investigación y declaró que "el que falla se tiene que ir".

"Hay cosas que no se hicieron bien en el caso Pomar. Hay responsables de una parte de la investigación que fallaron. Por eso le pedí al ministro Stornelli el relevamiento de los jefes alcanzados por esta falla, y que pongan a disposición la renuncia todos los superintendentes, y evaluarlas" dijo el gobernador Scioli en una entrevista otorgada al diario El Día de La Plata.

El gobernador declaró que respalda a la policía pero que le pide resultados ya que "si no los hay pasa lo que pasó con los responsables de los operativos en el caso Pomar".

"Si en esa zona se hubiese hecho el rastrillaje con más eficiencia, no hubiésemos pasado tantos días en zozobra", manifestó el funcionario respecto a las más de tres semanas que tardaron los investigadores en resolver el caso, que, se confirmó ayer, se trató un accidente automovilístico.

Scioli defendió a Stornelli y dijo que el titular de la cartera de Seguridad basó sus hipótesis en "la información que llegaba". Ayer al mediodía, mientras se realizaban las autopsias a los cuerpos de Fernando Pomar, de su esposa, Gabriela Viagrán, y de sus hijas, Candelaria y María del Pilar, el gobernador se reunió con el ministro y le ordenó que relevara a los tres jefes policiales responsables del rastrillaje en la zona donde fueron hallados los cuerpos.

Incluso hubo versiones de que Scioli prescindiría del segundo de Stornelli, Paul Starc, si se confirman las flagrantes fallas en la investigación, lo que fue desmentido desde el entorno del subsecretario de Investigaciones e Inteligencia Criminal de la provincia.

Según se informó oficialmente, la Auditoría General de Asuntos Internos (AGAI) comenzó a investigar si se cometieron irregularidades durante las tareas de búsqueda.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.