Pese a la acordada de la Suprema Corte. Aún quedan menores presos en comisarías