Autonomía y juicio propio, claves para los permisos