Ayer, Cristina arrasó en las urnas; hoy se quedó con todas las tapas