Bajo la lluvia, se inauguró el puente Garzón

Luego de años de debate, las playas de Maldonado y Rocha quedaron unidas
Nelson Fernández
(0)
23 de diciembre de 2015  

La obra fue diseñada por el arquitecto Rafael Viñoly
La obra fue diseñada por el arquitecto Rafael Viñoly Crédito: Punta Press

PUNTA DEL ESTE.- La resistencia a que la obra se realizara duró más de 70 años. Finalmente, ayer, bajo un diluvio, se inauguró de forma oficial el puente Garzón, que une por tierra las playas de los departamentos de Maldonado y Rocha.

El puente fue financiado por el empresario argentino Eduardo Costantini, que tiene su proyecto turístico del lado de Rocha, y que aportó algo menos de 10 millones de dólares para la realización del puente, casi el total del costo de la obra.

Hasta ayer, el cruce se hacía a través de una balsa del Ministerio de Transporte, que iba y venía de una margen a la otra de la Laguna Garzón. Ahora, se podrá cruzar por este puente, una superestructura de hormigón armado que consiste en una rotonda de un solo carril de circulación, con entrada y salida diametralmente opuestas.

"Es una gran obra; faltó el sol, pero igualmente se puede apreciar la belleza del emprendimiento", dijo ayer el ministro de Transporte de Uruguay, Víctor Rossi, uno de los políticos de mayor confianza del presidente Tabaré Vázquez. "[El puente] será un atractivo para toda la zona; un elemento que va a ayudar para que esta hermosa zona gane prestigio en toda la región", agregó.

Dos gobiernos departamentales y municipales que no se ponían de acuerdo en hacer el puente, sumado al planteo de vecinos y organizaciones ambientalistas que rechazaban una obra de este alcance, y gobiernos nacionales que decidían no involucrarse en la controversia lo dejaron pendiente por muchos años, un suspenso que parecía perpetuo.

Pero el interés privado movió los hilos para que, desde ayer, José Ignacio y Las Garzas quedaran unidas por el puente. Las Garzas es el emprendimiento turístico de Costantini, que consta de 240 hectáreas y dos kilómetros de playas vírgenes, y una urbanización privada con lotes de 2800 metros cuadrados en promedio y servicios exclusivos.

La apuesta de Costantini era tener un rincón en esa zona paradisíaca, pero el éxito del proyecto estaba ligado a la posibilidad de cruzar fácilmente la laguna, algo que con la balsa resultaba pintoresco, pero que en temporada alta podía volverse demasiado lento.

"La zona se jerarquizará y desarrollará por esta gran obra, que es una de las más importantes del año en Uruguay", dijo el ministro Rossi.

La ministra de Turismo, Liliam Kechichian, también se mostró muy entusiasmada: "Maldonado va a tener dos de los puentes más bellos del mundo, y cuando hagamos la promoción, tanto de la Barra de Maldonado como de esta obra, va a ser una enorme fiesta, porque significa un buen ejemplo de trabajo interinstitucional entre dos intendencias, así como entre el sector público y privado", dijo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?